Stracqua-gol

421

Straqualursi a puro festejo, en la edición digital de Olé.A Denis Straqualursi, de reciente pasado albiverde, se le cayó la noche encima. Convirtió el tanto del triunfo para Gimnasia de La Plata, no para de recibir elogios y frente suyo estuvo Colón, el equipo del cual es hincha. Olé le dedicó hoy un generoso espacio y no es para menos, bien merecido lo tiene.

(Por: Olé) – Era el hombre indicado para cerrar una historia de película en un partido que no había ofrecido mucho. Denis Stracqualursi fue el protagonista de la noche. El lungo del apellido que empezará a sonar (como se pueda) en todos lados fue el encargado de hacer festejar a los hinchas del Lobo con un testazo marca registrada de su autoría. Pero ¿por qué fue especial la noche del espigado delantero de 1,90 metro? Porque es hincha fanático de Colón (club al que madrugó ayer) y tiene una historia de vida muy particular con el Sabalero.

Stracqualursi nació en Rafaela el 20 de octubre de 1987 (tiene 21 años) y desde muy chiquito paraba con la barrabrava de Colón, a la que iba con su padre. Incluso, años más tarde, su pasión lo llevó a tatuarse los tobillos con insignias sabaleras. En la adolescencia el pibe se descarrió y cometió algunos hechos que lo pusieron en aprietos policiales, cayendo preso en más de una ocasión. Su padre, cansado de sacarlo de la policía, lo abandonó en un instituto reformatorio para que se rehabilitara. Allí, a Denis su cabeza le hizo un click y comenzó una nueva vida: la del fútbol.

Arrancó en Peñarol de Rafaela en la Liga Santafesina (ahí jugó hasta principios de este año), luego pasó a Unión de Sunchales en el Argentino A, donde convirtió 19 goles en 20 partidos. Y en junio de este año, Edgardo Sbrissa lo acercó a Gimnasia, donde se convirtió en el goleador y la figura de la Reserva llevándola a pelear la punta del torneo con goles de todo tipo (incluso una joyita de taco ante Vélez).

«Es el jugador que más evolucionó desde que llegué», había dicho Leonardo Carol Madelón hace unos días. Y, por eso, le dio la chance. Ante las lesiones del Pampa Sosa y de Diego Alonso, el entrenador se decidió por Stracqualursi, incluso por delante de Martinena, quien tiene mucho más rodaje y goles en Primera que la nueva aparición tripera. De hecho, esta nueva aparición recién jugó su segundo partido en la Primera del Lobo (debutó en el 1-1 ante Racing). Así, en poco tiempo pasó del paravalancha a la cárcel, de la cárcel a la Liga santafesina y de ahí, en pocos meses, a la Primera del Lobo, donde ayer tuvo su primer grito. Justo ante el club del cual es hincha y al cual siempre fue a alentar con la barra. Stracqualursi, una historia de película.