De Sunchales a Sudáfrica

235

Jonatan Bauman, el jugador surgido en Unión de Sunchales participará como Sparring de la selección nacional Argentina en el campeonato Mundial de Sudáfrica.

Atrapando sueños, con la Celeste y Blanca
(Por: Mirta Rodríguez) – Esta vez la realidad superó a la ficción y al puñado de sueños que todo pibe tiene cuando entra a practicar cualquier deporte. Más aún, si de los cultores del fútbol se trata.

Porque del verde y amplio baldío (donde los picados se hacían interminables) pasó a formar parte de la escuelita de Fútbol Infantil de su Barrio (el populoso y progresista 9 de Julio) donde el inolvidable “Osa” Algarbe, cinceló con buril de afecto y buenos consejos, no sólo los primeros palotes futbolísticos que entre gambetas y amagues dibujó el chico de flequillo rebelde, sino también y fundamentalmente ayudó a modelar los mejores valores que deben prevalecer en
todo ser humano.

Fue la época de soñar en silencio, de pasar largas horas detrás de la redonda que con su magia lo invitaba a entablar una relación casi mística y especial.

Los compromisos escolares le impusieron con el tiempo otras obligaciones, otros horarios pero su fidelidad hacia el fútbol no tuvo mella y al poco tiempo, ya la realidad lo veía incorporado a los planteles infantiles de una institución grande, progresista, que cada año, junto a miles de niños de los cuatro puntos cardinales lo convertían en los auténticos protagonistas de una fiesta de nivel nacional.

Como si la esperanza fuera una constante en su existencia, otra vez el verde estaba en la nueva camiseta que con orgullo vestía, identificándolo como jugador de Unión de Sunchales.

A los 15 años fue campeón provincial Sub 15 de la Liga Rafaelina de Fútbol y su paso por las distintas categorías del fútbol albiverde, evidenciaba, que ese chico, callado, casi tímido, paulatinamente y por propios méritos iba ganándose un lugar, convirtiéndose en un valioso producto del semillero futbolístico de Unión y por ende, de nuestra ciudad.

La primera muestra de su valía fue la convocatoria del Club Colón de Santa Fe, cuando el 11 de febrero del 2008, lo incorporó a préstamo a sus filas, por el término de dos años.

En la entidad sabalera santafesina jugó en cuarta, y en reserva y el 8 de octubre de 2009 le dio la oportunidad de debutar en primera. No la desperdició y hasta se dio el lujo de convertir un gol para el 4 a 1 final con el que Colón venció a Arsenal.

De ahí en más todo como una película, con el especial aditamento del homenaje que el club Atlético Unión en pleno, le brindó en la fiesta inaugural de la vigesimoquinta edición de la Fiesta Nacional del Fútbol Infantil y con la incorporación definitiva al club santafesino.

Habría más y mejores sorpresas para el joven sunchalense: Sergio “Checho” Batista, el DT de la Selección Nacional Sub 18, lo convocó en noviembre para disputar un heptagonal amistoso en Punta del Este (Uruguay) en enero de este año y a su regreso, fue citado junto a otros 39 juveniles para practicar con la selección Argentina Sub 20, de los cuales quedarían 16 jugadores que viajarán el próximo viernes 28 a Sudáfrica, junto a la Selección Mayor, para oficiar de equipo sparring de la misma.

Con mucho sacrificio, yendo y viniendo para cumplir con su compromiso con la Selección y a la vez con la entidad rojinegra, resignando descanso, distracciones y familia, cumplió con el objetivo que se había propuesto: quedar entre los elegidos para viajar a Sudáfrica.

La pasada semana dieron la noticia y es lógico suponer que muchas lágrimas se escaparon felices de los ojos de Jonatan Bauman. Otro importante paso en su carrera deportiva se había concretado y en un futuro cercano lo espera un nuevo desafío para intentar vestir la celeste y blanca, en el Sudamericano de Colombia.

La noticia llenó de alegría no sólo a la gente amante del fútbol sino a la ciudad en general, más allá de colores y simpatías, porque es precisamente uno de sus jóvenes el que está haciendo realidad sus más caras ambiciones.

Sin duda, Jonatan, con sus flamantes 19 años, con su humildad y constancia, con su esfuerzo y claridad de objetivos, se convierte en válido ejemplo para todos los pibes que desde muy niños comienzan a tejer ilusiones detrás de una pelota.

Lo de Jony tiene mucho de parecido al “sueño del pibe”, pero es concreto y real, demuestra con hechos que las metas pueden ser alcanzadas, a partir de la convicción que cada uno le ponga a lo que realiza.

Comentarios