Tiempo de recambio

348

Ezequiel Bolatti asume hoy en la Intendencia, Cecilia Ghione hace lo propio al frente del Concejo.
Tras casi dos décadas completas de ejercer el poder desde el Municipio, finalmente Oscar Trinchieri cede la Intendencia a una persona que conoce bien, ya que fue él quien lo convocó y le abrió las primeras puertas en la política. En la mañana asumen los nuevos concejales, con la presidencia de Cecilia Ghione.

Desde esta noche, Bolatti será el nuevo Intendente de la ciudad, dejando atrás experiencias en la faz pública -desde donde se había retirado hace varios años según él para no volver- y privada.

El sobrio acto de recambio de autoridades frente al Palacio Municipal permitirá que vuelvan a estar frente a frente los dos contendientes de los últimos comicios, ya que Cecilia Ghione estrenará el cargo de Presidente del Concejo para tomar juramento a quien la derrotara en las urnas meses atrás.

Luego habrá unas horas de descanso y a partir del lunes, se desandará una gestión que pretende diferenciarse de los últimos años en base a gestión y proyectos organizados. Precisamente la ausencia de un claro plan directriz fue una de las críticas que no pudo evitar Trinchieri y que constituye, a la vez, uno de los puntos fuertes de la formación de Bolatti.

La inclinación hacia lo productivo de quien hasta hace poco fuera coordinador de la Agencia de Desarrollo Sunchalense y referente local de programas diversos de corte internacional, también está presente en el Organigrama, donde se le otorga un sitial específico a la gestión de programas y financiamiento económico puertas afuera de la Tesorería local.

No obstante, también quedan flotando algunas dudas acerca del funcionamiento del equipo más cercano de trabajo, el cual congrega a gente sin experiencia en el rol público con varios ex funcionarios vecinalistas y profesionales foráneos.

Esta mezcla es la que ha generado cierta incertidumbre en un sector de la comunidad que espera un rápido amalgamiento para ver resultados en el corto y mediano plazo sin tener que esperar una transición que les permita “tomar el pulso” a una ciudad que descansa sobre su potencial.

Comentarios