Los Barrios, territorios que deben reconsiderarse

313

El barrio Sur, sede de la primera sesión especial del Concejo en los Barrios.
Siempre que surgen inconvenientes o reclamos en los más diversos órdenes de la vida cotidiana pública, aparecen las Vecinales como focos de atención. En cada barrio hay una sede y los frentistas no tienen más que unas pocas cuadras de distancia hasta ellas. La canalización de los pedidos, últimamente en algunos sectores no se ha realizado a través de éstos referentes sino se acude directamente al Municipio.

El trato que se les ha venido dando en los últimos años, con aportes económicos literalmente insignificantes que impiden poco menos que la supervivencia tras el pago de impuestos y servicios de cada sede barrial, las condenó a desarrollar acciones con una capacidad de trabajo harto limitada.

Estas situaciones fueron mellando la imagen que los vecinos tienen de sus referentes más cercanos y el desenlace se ha visto en estas últimas semanas. El lunes más precisamente, en el recinto del Concejo Deliberante se oficializaron desde el Ejecutivo Municipal solamente cuatro listas, pertenecientes a los barrios: Sur, Moreno, Cooperativo y Villa del Parque.

A la inversa, el Concejo está promoviendo la participación barrial al llevar las sesiones a la gente. Arrancarán por barrio Sur el lunes, con un marcado interés de los frentistas, aunque no se sabe qué pasará con aquellos sectores que no cuentan aún con comisiones formadas.

El resto, pivotea en dos situaciones que derivan en una misma realidad: ausencia de representación vecinal. En algunos casos, la motivación fue el no estar normalizadas las situaciones de sus integrantes y en otros, directamente no hubo interesados en conformar listas.

Cada una de las comisiones tendrá con seguridad los motivos claros de porqué no se buscó una continuidad del grupo de trabajo y también podrá aportar elementos para el análisis de la falta de otros postulantes. Encontrar a una docena de vecinos dispuestos a poner esfuerzo y tiempo en pos del beneficio de su barrio, parece que se ha vuelto una tarea difícil.

También es compleja la situación en la cual ha quedado la administración municipal puesto que deberá ahora volver a convocar a elecciones, esperar postulaciones, analizarlas y en caso de darse, desarrollar los comicios. Todo esto, invariablemente demandará varios meses de plazo.

Como si de una cascada se tratara, esto trae otros efectos negativos de la mano. Tal el caso del Presupuesto Participativo, herramienta sumamente valiosa para recuperar la participación activa de los vecinos que el año pasado fue denostada por la anterior gestión y actualmente transita alternando entre el olvido y el desinterés. Hay que resolver cuestiones pendientes y trazar proyectos pero para ello se necesita de comisiones con las cuales dialogar y al no estar conformadas estas, todo entra en una indefinición aún mayor.

Previo a las elecciones, el Gabinete desarrolló reuniones en las Vecinales, aunque solamente se informó de algunos encuentros, lo que habilita a pensar que el panorama de ausencia de participación venía siendo visto de antemano, sin poder modificarse.

El alerta en el descenso de participación vino dándose en las últimas renovaciones bianuales, con llamados a última hora desde la anterior gestión. El Concejo tomó nota de eso y Ordenanza mediante, hizo que se debiera insistir en una mayor difusión a la convocatoria, algo que no ocurrió en absoluto este año.

El Ejecutivo local ha quedado en una encrucijada: frente a la ausencia de comisiones, deberá contar con otros ojos y oídos receptores de reclamos de vecinos. Tendrá que definir con rapidez qué ocurre con los distintos barrios, más allá de las cuestiones administrativas y convocar pronto para resolver proyectos pendientes, entre ellos, el antes mencionado. Hasta ahora, nada de eso ha ocurrido y las pocas comisiones oficializadas aún esperan por la notificación formal para saber que se encuentran en dicha situación. Todo un signo.

Comentarios