Owen Crippa: A 32 años de la hazaña

1117

(Por: Nicolás Kasanzew) – Solo contra toda la flota. El 21 de mayo el teniente de navío Owen Guillermo Crippa emprendió un vuelo de reconocimiento con su pequeño avión Aermacchi de entrenamiento avanzado. Inesperadamente, al salir al Estrecho de San Carlos, avistó a toda la flota inglesa y, sin titubear, atacó a la fragata más próxima.

Luego hizo el escape zigzagueando entre los buques ingleses, a la vez que iba dibujando en su rodillera la disposición de las unidades enemigas.

Hacia el final del conflicto, tomó un FAL y se apostó en una trinchera, como un soldado más. Fue condecorado con la Cruz al Heróico Valor en Combate.

Precisamente, Nicolás Kasanzew y Carlos Longoni, compusieron «Alas de luz», en homenaje a esta valerosa acción del piloto sunchalense:

A escudriñar los mares, a encontrarlos
Se lanza el Aermacchi en solitario.
Y en las gélidas aguas de San Carlos
Divisa a la flota toda, su adversario.

Salpicado por la danza de las olas
Acelera hacia un buque anglosajón:
Lo atropella, lo sorprende y lo asola,
Aunque esa no había sido su misión.

Estribillo
Alas de luz, de valerosidad.
Quijote en vuelo de libertad.
A Cristo un ruego, y a contrapechar!
Huella de fuego al ras del mar.

Su avión tan solo es de entrenamiento
Su chance de zafar, cercana a cero.
Es inapropiado su armamento.
Pero igual sabrá jugarse el cuero entero.

La flota tendrá que ser más cauta,
Luego de la salva de esos cohetes,
Que le asestara al «Argonauta»
El teniente Crippa, un mozalbete.

Recarguen mi armamento, que otra vez voy a atacar,
Se oyó en la base al aterrizar.
Y si llega el momento en que ya no pueda volar,
En la trinchera el FAL he de empuñar.

Comentarios