Crearon un revolucionario vegetal sintético que puede hacer fotosíntesis

386

Hoja SinteticaEs una hoja vegetal diseñada por un material tanto biológico como sintético que podrá transformar los viajes espaciales gracias a su capacidad de convertir luz solar y agua en oxígeno mediante la fotosíntesis.

El muchacho responsable de este descubrimiento es Julian Melchiorri, un estudiante graduado en innovación de ingeniería en diseño en el Royal College of Art del Reino Unido, que ha creado la hoja que llamó “Proyecto de la Hoja de Seda”. El diseño era para un curso del Royal College of Art ofrecido en colaboración con el laboratorio de seda de la Universidad de Tufts, en Massachusetts, EEUU; pero la NASA ya puso su atención en esta novedad que podría ser revolucionario, informó Biodisol.

Proyecto de la Hoja de Seda

Al igual que la hoja de una planta real, esta hoja sintética usa fotosíntesis para producir oxígeno, mediante la absorción de luz, agua y dióxido de carbono. Las hojas artificiales disponen de cloroplastos extraídos de células de plantas reales que están suspendidas en un material hecho a partir de proteína de la seda. Así que cuando se les da acceso a la luz y agua producen oxígeno, pero son más adecuadas para sobrevivir fuera de nuestro planeta.

El material a base de proteínas se extrae directamente de la fibra de seda. Se utiliza para estabilizar orgánulos (las moléculas orgánicas dentro de una célula, incluyendo cloroplastos) dentro de la matriz del material. “Tengo el primer material fotosintético que opera y respira como lo hace una hoja”, explicó Melchiorri.

Los científicos no saben si las plantas orgánicas podrían sobrevivir y prosperar fuera de nuestra atmósfera, con lo cual, «la hoja de seda» despertó de inmediato el interés de la NASA. “Las plantas no crecen en gravedad cero. La NASA está investigando diferentes maneras de producir oxígeno para viajes espaciales de larga distancia para vivir en el espacio. Este material podría permitirnos explorar el espacio más allá de lo que podamos ahora”, explica Melchiorri.

«El material podría servir como un filtro para el aire exterior, con lo que el aire oxigenaría la estructura. Incluso, el material también podría ser utilizado en una escala mucho más grande, como para aplicaciones al aire libre”, comentó Melchiorri, y aventuró: “Fachadas y sistemas de ventilación podrían absorber el aire desde el exterior, pasarlo a través de estos filtros biológicos y luego traer aire oxigenado en el interior. Ya hemos visto este tipo de iniciativas en los jardines verticales de ciertos edificios auto sostenibles, pero este es un paso más cerca de lo que recordamos de películas futuristas».

Fuente: Infocampo

Comentarios