¿Qué pasa con la Municipalidad?

423

Los mentados seis meses de transición desde la elección hasta la asunción dan mucha tela para cortar. Tienen varios puntos de vista dependiendo de lo que se pretenda enfatizar, ya sea de la actual gestión o de la anterior.

Sin embargo, en muchas áreas de la administración tuvieron tiempo suficiente como para aceitar procesos y aprovechar desde el día posterior al traspaso para marcar pautas de trabajo y comenzar sin perder tiempo. Otras dependencias se encontraron con cajones cerrados y debieron improvisar durante la marcha de los primeros días.

Hay, no obstante, una consigna que se ha venido repitiendo desde diversos sectores, tanto de Gobierno como de Obras e incluso el Concejo: la ajustada herencia recibida casi no deja margen de maniobra y obliga a concentrar esfuerzos en buscar fondos para hacer frente a sueldos y aguinaldo. Sin desconocer el grado de responsabilidad de quienes emiten esos reiterados alertas de crisis, la máxima voz política local no ha actuado aún con fehaciencia sobre este aspecto.

Es de esperarse que, si de una situación delicada como la que dicen se tratara, se fueran anticipando declaraciones formales, partes o datos que reflejaran dicho momento. Al día de hoy, no hay actualizaciones de datos en la web oficial ni tampoco se ha conocido el resultado de la Auditoría Externa que venía realizándose.

Lamentablemente, lo que sí saben los vecinos, es que comienza a regir el nuevo incremento de la Unidad de Cuenta Municipal, actualizándolo en un 24 por ciento y que el año próximo deberemos abonar una cuota más de Patente Automotor. Todo va a las mismas arcas del Tesoro local, las cuales mantienen números ocultos. La anterior gestión hizo del acceso a cierta información toda una odisea, las Minutas se sucedieron indefinidamente y no se contó con respuesta acerca de alquileres, gastos diversos, llegada de fondos nacionales, erogaciones puntuales ni recaudaciones de pavimento. Es de esperar que esta nueva etapa deje atrás aquellas prácticas aunque hasta ahora, con 10 días efectivos de acción pero muchos más de «transición», lejos se está quedando de dicho propósito y debemos quedarnos con las declaraciones periodísticas.