(Por: Prensa Ministerio Público de la Acusación) – Así lo resolvió hoy el juez Osvaldo Carlos en una audiencia de revisión de la medida cautelar a raíz del pedido de la fiscal Ángela Capitanio. El imputado tiene 36 años y sus iniciales son JGR. También es investigado por los delitos de lesiones, amenazas y desobediencia.

Un hombre de 36 años cuyas iniciales son JGR continuará en prisión preventiva en el marco de una investigación por delitos contra la integridad sexual de una menor, lesiones, amenazas y desobediencia cometidos en la ciudad de Sunchales. Así lo resolvió el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Osvaldo Carlos, a partir de lo solicitado por la fiscal Ángela Capitanio en una audiencia de revisión de la medida cautelar que fue celebrada ayer en los tribunales de Rafaela.

La funcionaria del MPA le atribuyó al imputado la autoría de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado (por cometerse contra una menor de 18 años de edad, aprovechando la situación de convivencia preexistente con la misma) en concurso real con promoción de la corrupción de menores agravada (por la edad de la víctima y por ser el imputado persona conviviente con ella); lesiones leves; amenazas simples y desobediencia. Todos los hechos fueron atribuidos en concurso real.

Relaciones familiares
Según recordó la fiscal Capitanio en la audiencia, el abuso sexual fue cometido entre los meses de septiembre y diciembre de 2017. Además, la funcionaria del MPA aclaró que “la víctima es sobrina de la mujer que es la pareja del imputado”. En tal sentido, informó que “en la misma casa convivían el hombre investigado, la mujer y tres sobrinas de ella –menores de edad– que estaban a su cargo. JGR se aprovechó de la inmadurez de una de las niñas y, mediante amenazas, abusó de ella en reiteradas oportunidades en la casa que compartían. Con este accionar, el imputado vulneró el desarrollo libre y progresivo de la sexualidad de la niña».

Capitanio también se refirió a otros tres hechos ilícitos que le atribuyó al imputado y dijo que fueron cometidos entre junio de 2017 y enero de 2018. “El primero de ellos fue el lunes 19 de junio de 2017. JGR golpeó con sus puños a una de las menores, de 16 años, y le ocasionó lesiones de carácter leve», relató. “El segundo hecho fue el lunes 2 de octubre, también del año pasado, oportunidad en la que una mujer familiar de las tres niñas fue a la casa del imputado, a quien la amenazó mientras la echaba a empujones del lugar, ocasionándole lesiones leves».

En relación al último hecho, Capitanio indicó «que alrededor de las 3:00 de la madrugada del domingo 21 de enero de este año, el hombre investigado incumplió una orden impartida por la jueza Civil y Comercial, María José Alvarez Tremea, quien el 15 de enero resolvió la prohibición de acercamiento del imputado a las tres sobrinas de su mujer y a la nueva vivienda a la que se mudaron las tres niñas”.