Historias de comparsas en el 9 de Julio

1338

El Barrio 9 de Julio mantiene una tradición íntimamente relacionada con el Carnaval. Desde este espacio salieron varias de las comparsas más recordadas en la memoria sunchalense. Prueba de esto es la revolución que se generó a partir de conocerse unos años atrás el regreso de «Mitaí Porá» a la escena local.

Sin embargo, para comenzar a hablar de la historia carnestolenda hay que retrotraerse al año 1975, cuando se inició «Edu 75». La misma estuvo integrada por Fernández, Juárez, Elizalde, Benítez, Ulman y Mansilla.

Luego, en el año 1989, aparece «Chirofé», creada por Raúl «Chirola» Romero y la «Pepa» Blangini. Supo estar integrada por 80 niños que le daban vida. Fue el desprendimiento de Chirofé el que le dio paso al surgimiento de «Mitaí Porá», con el acompañamiento de las familias: Blangini, Borgogno, Álvarez, Lodi, Torres, Olloco, Ghietto y Asencio.

Además de generar un espacio para los más pequeños, el barrio tuvo en cuenta también a los adultos mayores, con una iniciativa de Raúl Franco para contener a hombres y mujeres de diferentes barrios, quienes se unieron bajo el nombre de «Zíngara».

El recuerdo de Mitaí Porá

Años atrás, desde la edición papel de SunchalesHoy, pudimos entrevistar a Mirta Ghietto, una de las referentes e impulsoras de Mitaí Porá en su primera etapa. Entre otras cosas, nos comentó que fue una de las responsables del surgimiento de Mitaí Porá, junto a Cristina Asencio, dándole forma a una de las comparsas más recordadas.

Hablar de carnavales, para Mirta, representa ir hacia atrás en una parte de su vida en la cual las horas de esfuerzo se apilaban para darle forma a una de las comparsas más recordadas de la ciudad. Mitaí Porá sigue vigente no solamente en los vecinos del barrio 9 de Julio sino en la ciudad toda, esperándose con cada edición de los corsos que vuelvan a presentarse.
“En una tarde de 1988 pasó Sopa buscando chicos para sumarlos a Chirofé… cuando pasaron dos horas nos pusimos con Cristina Asencio a acomodar los chicos y ahí empezamos”, relata en su domicilio, rodeada de álbumes de fotos.

“Blancanieves” fue el primer tema elegido para presentar Mitaí Porá -Chiquitos Lindos- que actuó por primera vez en 1989. Ella estuvo hasta 1997 pero más allá de las situaciones personales, la comparsa siguió hasta 2004.

Por sus filas pasaba un grupo inmenso de vecinos que aportaban horas y muchas veces también dinero para llevar adelante los diseños, prácticas, ritmos de la batucada… “hacíamos cosas las mujeres por un lado y los hombres por el otro”, recuerda.

La trascendencia de Mitaí fue mucho más allá de lo meramente social ya que además de contener a los chicos del barrio y ofrecer un espectáculo que siempre fue creciendo en cuanto a su nivel, permitió, a través de sus recaudaciones, concretar varias de las obras que se ejecutaron en la vecinal.

Así fue su regreso en los Carnavales 2018

Comentarios