El Comité de Cuenca tiene cáncer

5527

(Por: Pablo Trossero) – Tengo en mano los estados contables del año 2018 del Comité Castellanos Norte que tiene su sede central en Belgrano 479 de Colonia Aldao. En el Anexo II informa sobre gastos y su aplicación. En el año 2018 se gastaron en total 13.472.636 pesos. Si punteamos todos los gastos de estructura, es decir, todos los que se realizan aunque no se mueva ninguna máquina, el monto asciende a 6.247.979 pesos. Es decir, casi la mitad de los gastos son costos fijos. Aquí entran los sueldos, aportes patronales, seguros de accidentes personales, seguros de las máquinas, limpieza, impuestos y tasas, patentes, etc. etc. Son las obligaciones que deben pagarse sí o sí, aunque no se haga ningún trabajo específico en la misión que tiene el Comité de Cuenca. Luego vienen los gastos operativos, a saber: combustibles, lubricantes, repuestos y reparaciones, etc. Estos últimos sí, se hacen cada vez que una máquina trabaja.

Pero volvamos al cáncer, a los gastos fijos: 6.247.979 pesos.

Dentro de ellos tenemos los de gerencia técnica, que ascienden a 475.727 pesos y los de estudios topográficos, que trepan a 305.260 pesos. Sumando, nos dan 780.987 pesos. Solo para preparar los papeles, antes de darle marcha a las máquinas. Si esto fuera para bien, macanudo, pero no siempre es así.

Veamos. En el camino que divide el distrito Galisteo del distrito Sarmiento, se puso un puente. Para su instalación intervinieron el Gobierno Provincial, la Comuna de Galisteo y por supuesto también el Comité de Cuenca. Eso significa que los productores de Galisteo aportamos tres veces para el mismo puente. Cuando pagamos impuesto inmobiliario y patente a la Provincia, cuando pagamos la Tasa por Hectárea a la Comuna y cuando pagamos al Comité de Cuenca. Para hacer un puente en un camino que no pasa nadie. No hay ningún camión que vaya a buscar la leche, ninguna jaula que cargue hacienda, ningún camión que cargue cereales y ningún productor que pase por ese camino para ir a su campo. O sea, es un puente al pepe. Un día le pregunté a «Toto» Canavese, que es vecino del lugar y me contó que antes solo había una alcantarilla con tubos de 60 cm. y que cuando llovía mucho el agua pasaba por arriba el camino. No era esto un problema, ya que nadie usaba ese camino. Cuando se resolvió hacer esa obra yo personalmente advertí al Comité de Cuenca, al Director de Hidráulica, al Director de Comités de Cuenca y al mismísimo Señor Gobernador, de esta situación, pero el puente se hizo igual. Sí, amigo lector, yo pienso como usted, pero no lo puedo decir.

Muchos productores de Galisteo, no están pagando al Comité de Cuenca. ¿Quién tiene cara para exigir el pago?
Sigamos con los gastos. También tenemos de asesoría contable 250.779 pesos. Esto es groso. Los demás Comités de Cuenca gastan mucho menos. La contadora que certifica estos Estados Contables nos dice textualmente: «En mi opinión, los estados contables adjuntos presentan razonablemente, en todos los aspectos significativos, la situación patrimonial del Comité de Cuenca…» No se juega mucho: yo, por ese dinero, pongo la mano en el fuego.

Si tenemos en cuenta que la colonia de Sunchales tiene 34.732 hectáreas, Galisteo 15.533 has y Ataliva 14.850 has, los productores de Sunchales aportan el 32% del total, lo sigue Galisteo con el 14% y Ataliva con el 13%. Los demás aportan menos. Aldao el 9% y Egusquiza el 3%. Marini, Eusebia, Bigan y Fidela están muy parecidos a estos últimos.

Si los productores de Sunchales no aportarían a Aldao, pagando la mitad de lo que están pagando ahora, podrían mantener todos sus canales contratando máquinas de terceros y sin costos fijos. Pero bueno, muchachos, ustedes no tienen problemas. Cobran muy bien la leche. Y eso les hace mantener los costos fijos de la estructura montada en Aldao. En este momento Aldao está por concretar la compra de otra máquina retro. Esto agravaría el cáncer. ¿Este cáncer tiene solución? Sí, por supuesto. ¿De quién depende? De nosotros los productores. Lo que pagamos al Comité de Cuenca no es un impuesto, es una tasa por servicio. Pero empacarse y no pagar, no sirve, hay que seguir otro camino. Todos los trámites que hay que hacer ya se hicieron. Falta la última determinación.

Comentarios