La ciudad se vio nuevamente conmocionada en la noche de ayer, tras conocerse diferentes hechos policiales que tuvieron como protagonistas a jóvenes y armas de fuego. Los mismos se desarrollaron en barrio 9 de Julio cuando fueron alertados los agentes policiales acerca de una persona que se encontraba en la vía pública con una herida producida presuntamente por un arma de fuego.

Los uniformados se trasladaron hasta calle Chacabuco al 800 donde constataron la veracidad de la información puesto que en la vereda se encontraba un masculino de 21 años domiciliado en un domicilio de calle Entre Ríos Bis de esta ciudad, recostado sobre su lado derecho observándose una herida sangrante en su pierna izquierda.

Al ser consultado por lo ocurrido, el joven se negó a brindar datos sobre lo sucedido aduciendo que momentos antes paso por allí un automóvil, del cual no brindo más datos y desde el que -dijo- se efectuó un disparo de arma de fuego impactando en su pierna. De inmediato, se solicitó la presencia del servicio de emergencias médicas 107, que trasladó al herido hasta el hospital local donde tras exámenes previos el facultativo dictaminó escoriación en rodilla izquierda (no evidenciándose municiones ni fracturas luego de efectuarse las correspondientes placas de rayos x).

Minutos después ingresó a la misma guardia del nosocomio otro masculino, de 19 años, domiciliado en Cortada Catamarca al 600, manifestando también ser otra víctima del hecho ilícito en cuestión, resultando herido en su pierna derecha, producto de un disparo de arma de fuego.

De igual manera, tampoco quiso aportar mayores datos acerca de lo acontecido o los autores del suceso. La Fiscal en turno fue quien determinó que las actuaciones sean trasladadas a la PDI para su continuidad.