Box: Franco Quintero regresó con un triunfo

322
vistas
Quintero, al centro, en el gimnasio de barrio 9 de Julio (Foto: Daniel Ponce).

Se dio la vuelta tan esperada, después de un parate de tres años, en la noche del viernes, Franco Quintero se presentó en el club Juventud de San Fernando del Valle de Catamarca, para enfrentar al local Julio Ibañez.

Fue triunfo del peleador de Sunchales por nocaut en la tercera vuelta, de una pelea pactada a 4 round, dentro de la categoría Completo (Pesado), dejando así demostrado que la potencia de sus puños sigue estando intacta, más allá del cambio casi abrumador de categoría.

Lo expresado por el boxeador a través de su página de facebook, más el audio recibido por Daniel Ponce, el coordinador deportivo del Gimnasio «Americo Alassia», denotaban la alegría generalizada de un grupo de personas que había trabajando mucho para concretar esta vuelta.

Sin dudas que este regreso con triunfo, como marcábamos, después de tanto tiempo, primero dejará en el boxeador un signo de pregunta, casi como reproche, queriendo encontrar respuesta a la expresión de… ¿Por qué habré parado tanto?

Y, después, una obligación casi generalizada, entendiendo en todo el equipo de trabajo, más aún en el propio boxeador, que «el fuego sagrado» del pibe que «habla con Dios», todavía está encendido íntimamente, entonces hay que avivarlo poniendo todas las exigencias y responsabilidades que la actividad demanda.

Hay equipo como para intentarlo en el Gimnasio que conduce Miguel Ángel Blanco, donde seguramente quien lo visite, encontrará falencias, cosas por corregir, propio de los lugares donde hay gente «que hace algo», pero en ese Gimnasio donde la foto «del viejo Cholo» mira atentamente, también encontrarán calidez, responsabilidad y por sobre todas las cosas: convencimiento, propio de la gente que sabe lo que quiere.

Ganó, el Gordo Quintero y no es un detalle menor, porque es un empujón anímico, para la Orecchia que espera impaciente, el Checho Rodríguez que quiere que mañana sea hoy, y para ese puñado de pibes que descarga sus broncas y necesidades, pegándole a la bolsa.

Comentarios