Un símbolo de la historia argentina enclavado en Plaza Libertad

909
vistas

Existen diferentes puntos de interés ubicados en barrio Centro. No obstante, en plaza Libertad, uno de los emblemáticos se encuentra condenado a modificar su fisonomía. Se trata del histórico «Retoño de San Lorenzo», ejemplar arbóreo que como consecuencia de un fuerte temporal abatido sobre la ciudad, tuvo en noviembre de 2017 una caída y que aún con múltiples esfuerzos por recuperarlo, no ha podido ser salvado.

Desde el Municipio, una vez sucedido el hecho, rápidamente acudieron para intervenir de forma activa y decidida en su subsistencia. El accionar de maquinaria del Corralón permitió volver a levantarlo e incluso se le realizaron diferentes acciones en meses posteriores para intentar mantenerlo con vida. Las primeras tareas, de acuerdo a lo que informaron oportunamente, fueron las de realizar una poda, siendo luego reimplantado.

En las últimas semanas, un rebrote que se puede advertir en parte de su estructura ilusionó a más de uno con que el ejemplar nuevamente estuviera reverdeciendo y lógicamente manteniendo vida. No obstante, las consultas realizadas a especialistas en la materia, rápidamente echó por tierra dicha posibilidad ya que se trataría de otra especie que se ubicó en el pino y aprovechó su estructura.

El retoño del Pino de San Lorenzo, auténtico hijo de aquel bajo cuya sombra descansara el General San Martín luego del combate del 3 de febrero de 1813, redactando el parte de guerra de la batalla efectuada ese mismo día en esa ciudad, podría ser reemplazado. Para esto, desde el Gobierno local desde hace tiempo se vienen realizando diferentes gestiones a fin de poder contar con la donación de otro ejemplar de similares características que pueda ser implantado en su lugar y de esta forma reemplazarlo. No obstante, por la importancia histórica del mismo no es una tarea de simple concreción.

Una historia de más de medio siglo
Por lo pronto, quienes recorren la Plaza Libertad pueden aún encontrarse con el ejemplar, el cual, tal como lo expresa una placa conmemorativa alusiva, fuera gestionado y trasladado por Rotary Club a nuestra ciudad, en el año 1968, con lo cual hace pocos meses se cumplió medio siglo de su presencia en Sunchales.

Por su parte, la inscripción principal en el espacio que tiene destacado a tal fin, refiere otra fecha, distante una década más adelante, señalándose: «Retoño pino de San Lorenzo, 17 de agosto de 1978».

Destinos similares para otros retoños
Lo acontecido en nuestra ciudad lamentablemente no ha sido una excepción. Las fuertes tormentas de las últimas décadas afectaron seriamente al ejemplar que fuera implantado por los padres franciscanos en el año 1796.

Además, una suerte similar fueron corriendo en años más recientes, sus hijos, brotes que se encontraban en la ciudad de Rosario y que fueron seriamente dañados por temporales y piedras abatidas en la zona, a punto tal que en los años anteriores se los estaba por declarar botánicamente muertos y comenzar a evaluar la preservación de su madera.

Una historia enraizada con el país
El pino histórico es una conífera originaria de la costa del Mediterráneo. Fue plantado por los frailes franciscanos que se instalaron en la zona sur de la provincia en 1976, en los fondos de la huerta del convento. Los religiosos extraían las piñas, para usar el piñón en confituras de panificación. Tras el combate de San Lorenzo, el general San Martín descansó a firmar el parte de la victoria la tarde del 3 de febrero de 1913.

Fue declarado Árbol Histórico por un Decreto del poder Ejecutivo Nacional en 1946. Estos ejemplares pueden llegar a vivir 800 años, aunque el medio ambiente suele acelerar los procesos de envejecimiento. En palabras del responsable del complejo, “el pino de San Lorenzo evolucionó en 250 años los que otros evolucionan en 600 o 700”. Así las cosas, el árbol emblemático de la historia de la independencia agonizaba en los últimos años y con él, sus hijos parecían correr la misma suerte.

Comentarios