El cooperativismo en Sunchales

1547
vistas

(*) Antes de comenzar a recordar los inicios del cooperativismo en Sunchales, es necesario mencionar lo manifestado por el Dr. Roberto Bertossi (en el Congreso Argentino de la Cooperación en 1983), que expresaba: «el nacimiento del cooperativismo en la República Argentina se produce como un hecho espontáneo por decisión exclusiva y voluntaria de los mismos fundadores, con independencia de la acción del Estado. Los caracteres distintivos fundamentales que marcaban su origen y evolución son los principios Rochdalianos de la cooperación. En una primera etapa fue más propicio para el desarrollo del cooperativismo el medio rural que el urbano, y es así como en el campo se fueron fundando numerosas cooperativas de productores, coincidentemente con el auge inmigratorio y la estabilidad institucional. Se dedicaron a distribuir a sus asociados, insumos y mercaderías a precio justo y peso exacto, además de concentrar la producción de sus asociados, para su industrialización y comercialización. La creación y desarrollo del cooperativismo agrario fue mayor en la llanura pampeana, zona en la cual se radicó la mayor parte de la inmigración Europea que llegó a nuestro país luego de la organización nacional, al amparo de una legislación generosa, trayendo también en muchos casos experiencias cooperativistas de sus países de origen. Las particulares necesidades de los pequeños productores agropecuarios, propietarios, arrendatarios y aparceros, favoreció la creación de numerosas cooperativas».

Las primeras cooperativas en Argentina surgieron a partir de 1885, cuando colonos galeses constituyen en Trelew la «Compañía Mercantil del Chubut», de naturaleza cooperativa, transformada en Sociedad Anónima en 1911 y extinguida en 1922, y luego en 1888, inmigrantes socialistas franceses crean otra cooperativa de almaceneros (también cerrada).

En 1898 un grupo de colonos franceses crean la cooperativa «El Progreso Agrícola de Pigüé», en la rama de seguros, inicialmente contra el riesgo de granizo, y en 1900 los colonos judíos fundan en Basavilbaso (Entre Ríos), la cooperativa «La Agrícola Israelita» (primera cooperativa agrícola argentina), que en 1907 adopta la denominación de «Sociedad Agrícola Lucienville». En 1905 Juan B. Justo crea la cooperativa «El Hogar Obrero», y en Moisés Ville, en 1908, nace la «Mutua Agrícola» Sociedad Cooperativa Limitada.

Tal cual como lo expresa el «Libro del Centenario de Sunchales», nuestra ciudad está enclavada en una de las principales cuencas lecheras de Sudamérica, donde los productores tamberos de la década del ´30 hicieron valer sus principios, ante avasalladoras industrias de capitales en su mayoría extranjeros, emergiendo como símbolo de unión El Cooperativismo.

Este sistema se inicia como una nueva forma de economía en la zona, en la cual los hombres tratan de cubrir sus necesidades a través de la acción mutua, mediante la vinculación voluntaria y organización democrática; se crea así una estructura social que se antepone a aquellas fundamentalmente basadas en el lucro. Esa es la esencia: la protección del ser humano y de la libertad consiguiente, repudia todo estado político compulsivo o totalitario.

Así surgen las primeras cooperativas primarias que gestarán algunos años más tarde «Fábrica de Manteca SanCor Cooperativas Unidas Limitada», actualmente «SanCor Cooperativas Unidas Limitada».

El cooperativismo le ha dado a Sunchales el alma que necesitaba para ser considerada en el contexto nacional, «cuna de grandes entidades».

Se establece como un hito histórico el cooperativismo en Sunchales, la fundación de la cooperativa de «Tamberos de Sunchales», en 1929 por 32 productores tamberos.

(*) Las Cooperativas de Sunchales (un viaje por la ruta láctea) – Oscar H.R. Poletti – 2012.

Comentarios