REP LXXIV – Pretenden cargar con impuestos a los aparatos de radio

835
vistas

Sunchales, enero de 1939

Fábrica de manteca
El 11 de enero de 1939 Cooperativas Unidas Limitada Fábrica de Manteca, remitieron un telegrama al Sr. Presidente de la República, Dr. Roberto Ortiz, apoyando un decreto del Gobierno Nacional, por el cual se daba protección oficial a la Industria Lechera. Firmaban las cooperativas de Sunchales, Ataliva, Tres Colonias, Las Palmeras, Wavelberg, Virginia, La Bonita, Dos Provincias, Dos Colonias, La Unión y Morterense.

El 14 de enero, en el salón del Cine Avenida, se reunió el Directorio bajo la presidencia de Don Juan B. Mitri, estando presente Don Andrés Lauze, representante del Ministerio de Agricultura de la Nación, y el Gerente de la firma «Alfa Laval S.A.» con su ingeniero técnico, tratándose los siguientes asuntos: 1° Se lamentó la ausencia de algunas cooperativas que hasta la fecha habían asegurado su cooperación a la iniciativa de la fábrica; 2° Se habló del edificio, el cual debía construirse de modo que pudiera ampliarse en cualquier momento; 3° Con el Gerente de la casa Alfa Laval se planeó un anteproyecto de compras de máquinas para la elaboración de 3.000 kg. de manteca en lugar de los 2.500 proyectados anteriormente. Este aumento se basaba en la promesa de algunas cooperativas próximas a Sunchales, de afiliarse en su oportunidad.

Lisandro de la Torre
Fue muy lamentada en el pueblo la trágica desaparición del Dr. Lisandro de la Torre, acaecida a comienzos de enero. El estadista, calificado así como el mejor de Sudamérica por Clemenceau (el Tigre) fue periodista, polemista, varias veces diputado, senador y candidato a Presidente de la República.

Despedida del Dr. Michelini
Por trasladarse de Sunchales a la ciudad de La Plata definitivamente, un núcleo de amigos lo despidieron con una cena en el club Libertad. Habló en esa ocasión en nombre de los concurrentes, el Sr. Orestes G. Remondino, siguiéndole luego, en el uso de la palabra, el Sr. Ángel Volpe y el Dr. Miguel Plá.

Avenida Independencia, circa 1959 (Museo y Archivo Histórico Municipal).

Gravamen Comunal
La Comisión de Fomento, mediante una Ordenanza, estableció un impuesto de dos pesos por cada aparato de radio.

Naturalmente, ardió Troya y la protesta fue general. Los ediles, desistieron de tal gabela debido a la imposibilidad de contralor.

Un Juez de Paz lego, cuyo nombre se perdió en el olvido, dictaminó en un embargo de bienes, sentando el precedente de la inembargabilidad del piano y del fonógrafo.

Podría caberle en este caso, a los aparatos de radio.

Comentarios