Morini y las dudas sobre la continuidad de la obra pública

2957
vistas

La participación del Ministro en la ciudad no pasó desapercibida puesto que, tras los resultados -con derrota incluida- de las elecciones provinciales, se fueron multiplicando las preguntas acera del futuro de las obras públicas en general. La ciudad recibió, durante los últimos años, espaldarazos históricos de parte de la Provincia que apostó fuertemente en infraestructura e inversiones que posibilitaron el desarrollo y concreción de múltiples proyectos. Sin embargo las elecciones nos encontraron con varios más anunciados pero con un gris cada vez más fuerte acerca de su prosecución.

Por un lado, Morini aseguró que continuarán los procesos licitatorios pero al mismo tiempo, afirmó que quien los suceda en el Gobierno podrá definir si firmar las adjudicaciones o no… siempre que las obras le interesen.

El escenario no deja de ser ambigüo por lo menos ya que aún respetándose los tiempos previstos inicialmente, en muchos casos existe una fuerte posibilidad de que pronto las autoridades ingresantes juzguen que las obras comprometidas no son de su prioridad y las vayan ralentizando o peor aún, suspendiendo.

La incertidumbre será la característica de este extenso período de transición, teniendo un componente de certeza y es que no deberían comprometerse recursos ni decisiones más allá de la finalización de los mandatos, a fin de dar libertad de decisión a quien la ciudadanía ha empoderado a través del voto.

Lamentablemente para la ciudad, quedan en esta situación de indefinición varias de las obras más importantes, tal el caso de la nueva seccional de Comisaría, las etapas posteriores del Centro Cívico, la refuncionalización del hospital y la construcción del salón del Centro de Educación Física, por mencionar algunas, pudiéndose también sumar por ejemplo las obras de infraestructura para el loteo de 12 hectáreas cuya inversión en su momento representaba más de 70 millones de pesos, cifra que debería actualizarse.

Varios de estos anuncios, incluso mencionado en la convocatoria por el hospital por parte del propio Morini, (quien habría admitido que fueron realizados en veda electoral), en realidad hacían referencia a proyectos técnicos o etapas anteriores a los llamados de licitación. Esto hace pensar, por traslación, que se encuentran en instancias aún más retrasadas y por ende, con porcentajes de factibilidad de realización en plazos relativamente cortos mucho menores.

Seguramente a pocos sunchalenses pueda esto sorprenderlos, no obstante, en caso de avanzar los meses y no tener novedades, la desazón impactará por igual. Tener obras anunciadas y sin licitar o licitadas pero con contratos de adjudicación sometidos a revisión de las futuras autoridades, termina siendo bastante parecido a la nada misma. Esperemos que sea un análisis erróneo y que Morini tenga razón y que Perotti analice prioridades como un sunchalense más, caso contrario, varios de los temas esenciales para la ciudad y su desarrollo deberemos aprenderlos para las próximas elecciones y sus respectivas campañas previas.

Comentarios