REP LXXVII – Sunchales, solidaria con Chile

747
vistas

Sunchales, marzo de 1939

Fábrica de manteca
El Directorio de Cooperativas Unidas Limitada Fábrica de Manteca, en su reunión del 18 de marzo, resolvió enviar a las casas de introductores de máquinas para la elaboración de la manteca, un pliego de condiciones recabando precios para la instalación de batidoras, un equipo frigorífico y demás implementos necesarios al fin que se proponían.

Esta determinación produjo en los adheridos a la Unión, un interrogante, pues se preguntaban ¿dónde poner todo eso, pues se carecía del edificio y todavía se ignoraba dónde se instalaría la fábrica?

Mitri respondió a los interrogantes asegurándoles que ya se había tratado con los Hermanos Lasso residentes en Rosario, la compra de un terreno próximo al Tiro Federal y con respecto al edificio, el plano ya estaba en proyecto en el estudio del técnico constructor Arturo Gallo Montrull de Rafaela y que no había apresuramientos en la Licitación de las máquinas, pues ellas debían ser importadas de Europa.

Colecta para Chile
Sacudida la República de Chile por un violento terremoto en el sur de la cordillera Andina, el pueblo de Sunchales, solidario con la desgracia del país hermano, inició una colecta a fin de aliviar la desventura de aquellos que, por el sismo, lo perdieron todo.

Se constituyó una Comisión Central y subcomisiones integradas por Banco de la Nación, la Usina, Rotania Hnos., Escribanía Remondino, Banco de la Provincia, Qüesta y Bertone, Escribanía Ramella y Casa Figueroa, las cuales recolectaron $ 2.677,20.

Carnaval
Como en años anteriores, las fiestas dedicadas al dios Momo se redujeron a corso de papel picado y algunas flores; bailes en los cines, en la pista del club Libertad y en el amplio salón del ex-negocio de la Casa Ripamonti. Presidía la Comisión de Fiestas Eduardo Chiarella.

Unificación de los precios
De los medicamentos. Así lo dispuso el Gobierno de la Nación para todo el país. Antes de esta disposición, las farmacias ponían el precio de los medicamentos, conforme con su conciencia y de acuerdo con las posibilidades adquisitivas de la población y ante la expresión del cliente, solían hacer una rebaja.

En la actualidad, 1973, los medicamentos han adquirido un precio tan elevado que viene al caso citar un dicho universal: ¡El lobo del hombre es el propio hombre! Parecería que al enfermo se le diga: ¡Si quiere curarse, páguemen y si no muérase!

Familia Cappellino, circa 1910 (Museo y Archivo Histórico Municipal).

Registro Civil
Fueron anotados los siguientes nacimientos:
– Horacio Juan Alfonso, hijo de Orestes Remondino y de Elsa E. A. Corbat.
– Pablo Manuel, hijo de Juan A. Calamari y de Cora Hoermann.

Comentarios