Dos fragatas de nuestra historia

2603
vistas

Tras una gruesa cortina de agua, desde la Dársena Norte del puerto de Buenos Aires y contando como fondo la imagen de Catalinas Norte zarpó nuestra Fragata Libertad rumbo a escalas distantes donde flameará el estandarte argentino. Luego de dos años volverán a Europa por largos cinco meses los hombres de mar y harán de la fragata su hogar, cumpliendo las tareas inherentes a la profesión y a su reglamento. Jefes, oficiales, tripulación y cadetes, un conjunto de seres humanos vinculados por idénticas vocaciones fueron despedidos por familiares y amigos. Distancias diametralmente opuestas surcaron, algunos movidos por los lazos de la sangre y motivados por la despedida de un ser querido, embarcado en esa aventura – oficio que los atrapa para vivir sobre el oleaje y desembarcar en ancladeros desconocidos.

La emoción se adueñó de los momentos cruciales. El agitar de banderas se unió a la muestra de carteles y a los pañuelos húmedos que afloraron para el desahogo. Padres que extrañarán a sus hijos; hijos que añorarán la calidez del hogar y la familia; pequeños que evocarán a sus padres; esposas pacientes como Penélope esperando a su Ulises… y niños que nacerán sin poder acurrucarse en los brazos de la paternidad y deberán esperar para conocer sus rostros. Grises, tormenta y diluvio no pudieron opacar la jerarquía del momento y su significado. Es un viaje de instrucción, pero la despedida representa otro conocimiento, otra sabiduría que se vive con el espíritu: comprender a quien parte cumpliendo con su vocación, aceptar el desafío del alejamiento y a pesar de las lágrimas, permitir que aflore el orgullo.

Quince ciudades figuran en el itinerario. Harán escala en Bahía (Brasil); Santa Cruz de Tenerife, Rota (España), Lisboa (Portugal), Brest (Francia), Amberes (Bélgica), Portsmouth (Gran Bretaña) y Dublín (Irlanda). De nuevo en el continente americano, tendrán escalas en Boston, Miami (USA) y Bridgetown (Barbados). En Recife (Brasil) los marineros celebrarán la llegada de 2020 antes de emprender el tramo final del viaje, con paradas en Río de Janeiro y Montevideo. Y será el 25 de enero, precisamente de 2020, la fecha vaticinada para arribar a Mar del Plata.

Tuve una oportunidad de presenciar su llegada a esa ciudad portuaria y realmente es impactante, por su imagen y por la presencia de tantos marinos que regresan de la epopeya inaugural. En las ciudades costeras todo es más cercano, la presencia del mar y los barcos es una constante. Para nosotros, habitantes de la llanura, resulta único y conmovedor. Existe otra fragata histórica que lleva el nombre de Sarmiento, quien tenía como ideal que los jóvenes marinos recorrieran el mundo. Comenzó sus viajes en 1899 con los alumnos de la Escuela Naval Militar y en 1938 cumplía con el N° 37, el último de su vida activa.

Hoy se lo puede visitar pues es considerado un Museo: Lunes a Domingo, de 10 a 19.00. El segundo y cuarto domingo de cada mes se celebra misa a bordo. En caso de lluvia permanece cerrado. Hermosa experiencia para recorrer con los niños en la Capital Federal. Dos fragatas que figuran en la historia argentina y han paseado nuestro símbolo patrio ondulante sobre los mares y en los puertos del mundo.

Comentarios