Se cumplen 56 años del magnífico triunfo de «Chente» Cipolatti en las 500 millas

336
vistas

Inscribiendo su nombre en la historia local y nacional, el 8 de setiembre de 1963, Vicente «Chente» Cipolatti se quedaba con la 25° edición de las 500 Millas Argentinas disputadas en el autódromo de Rafaela.

Todo el pueblo se volcó a la vera de la actual avenida Yrigoyen para recibirlo junto a sus mecánicos, y brindarles el afectuoso reconocimiento. Fue la fiesta de todos. No era para menos, «El Gringo de alpargatas» -como le llamaban los periodistas especializados de la Capital Federal-, el mismo que asombraba a los expertos y a los rivales, llegaba con el premio más preciado: el de ser vencedor de las 500 Millas Argentinas.

En 1963, además de ganar las 500 Millas Argentinas, obtuvo el título de Sub Campeón Argentino de su categoría, a sólo un punto de diferencia de su amigo y rival, Ramón Requejo.

Actualmente, un tramo de la Ruta Nacional N° 34 que atraviesa el ejido urbano frente al predio del Automóvil Midget Club lleva su nombre, un adecuado homenaje para quien tanto contribuyó a la trascendencia de nuestra ciudad.

La historia de Vicente
(*) Desde niño nació en él la pasión por los motores.

Muy joven, al concluir la escuela primaria, se incorporó como aprendiz en la agencia de automóviles Ford de la familia Siccardi, donde adquirió el oficio de mecánico.

Cuando prendió en Sunchales la pasión por los midgets, en la década del ´40, es Cipolatti uno de los más destacados adherentes.

Por los años ´60 es convocado por el Automóvil Midget Club a conducir el coche de carreras de la institución, con el cual graba páginas de gloria imperecedera para la ciudad, entre las que merecen destacarse el primer puesto obtenido en las 500 millas argentinas edición 1963 y el Campeonato Argentino de Mecánica Nacional Fórmula 1, en 1964.

(*) Ciudadanos destacados del Siglo XX.

Comentarios