¿Cuál es el estado del Estado?

1192
vistas

En la jornada de este jueves, en el Concejo puede comenzar a transitarse un camino peligroso, que pareciera haberse ido consolidando con el correr de las últimas semanas en donde se fueron multiplicando las preguntas y cuestionamientos sin que el Ejecutivo haya dado siquiera un paso en pos de ofrecer respuestas.

Se dificulta sobremanera la labor de los concejales en general puesto que al no contar con el acceso a datos actuales (las últimas informaciones publicadas en los sitios oficiales datan de mayo pasado), resulta complejo pensar en proyectos o normativas sin saber a ciencia cierta si se cuenta con fondos o si es necesario acentuar las prioridades en otros aspectos.

La resolución que pueda adoptarse en la sesión, de sancionar haciendo uso de la mayoría transitoria que tiene el oficialismo, distintas normativas, tal el caso del incremento del 30 por ciento de la carga tributaria local (UCM) se puede traducir en un claro gesto hacia la oposición que permanece en la vereda del frente, con los bolsillos cargados de preguntas.

Las dudas acerca del grado de deterioro que podrían tener las cuentas públicas locales se fueron agigantando en el pasado reciente. Los funcionarios de primera línea se cuidaron especialmente de ofrecer datos comprobables, limitándose a declaraciones de ocasión en donde abundaron «está controlado», «está bien» pero sin que esto pueda ser refrendado por cifras concretas y palpables.

La sistemática ignorancia de pedidos formales e informales, la violación de Ordenanzas vigentes que obligan a publicar los datos en la web oficial, a convocar a Auditorías que hace años no se hacen y tantas otras, ha ido mellando la confianza en la administración Toselli sin que haya un gesto claro y contundente que indique lo contrario.

Aprobar hoy una nueva carga tributaria para la comunidad sin conocer las finanzas no es un cheque en blanco sino un salto al vacío. El respaldo que debiera tener el pedido no se puede exhibir, por cuanto la información no está disponible. No han pasado más de diez días desde que la oposición sentó postura unánime en una situación inédita, la cual hoy se ve respaldada por los hechos. Se continúa sin datos certeros pero se pretende que se aprueben fuertes aumentos… ¿para destinar el dinero a qué partidas? ¿para hacer frente a qué situación?

En un mes, los principales cuadros técnicos de la gestión deberán concurrir al Concejo a responder preguntas, tal como los obliga la normativa vigente… Casi en simultáneo deberán elevar el Presupuesto 2020 para su análisis y discusión… finalmente allí se podrán conocer los argumentos que sustentan la decisión que se busca adoptar hoy. ¿Porqué no transitar el camino inverso, exhibir, transparentar, discutir, acordar y finalmente aprobar?

Comentarios