REP CI – La sigla «SanCor»

1291
vistas

Sunchales, octubre de 1940

La sigla SanCor
¿Cuándo apareció la marca o sigla SanCor?

Quien puede dar la razón de cómo surgió o quién la sugirió o propuso en alguna asamblea, es la institución que posee el acta respectiva.

Mientras tanto, me permito hacer estas disquisiciones al respecto.

A poco de inaugurada la fábrica de manteca aparece un aviso en la prensa local, diciendo: «La cooperativa mantequera inició, por intermedio de las despensas locales, la venta al menudeo de su producto SanCor».

Más tarde comunica la fábrica: «que es una obligación moral del pueblo, el consumo de la manteca SanCor. Exíjala a su proveedor».

La Lucha, órgano periodístico que dirigía Luis Feldman Josin, en su número de fecha 4 de enero de 1941, recién publica la palabra SanCor en un espacio destinado a la fábrica.

La Capital de Rosario, en el «Magazine» de su centenario de su aparición (tomo 2º página 158) dice: «En Sunchales, provincia de Santa Fe, se dieron las bases definitivas de SanCor el 17 de setiembre de 1938.

En la misma página, La Capital afirma: «en 1943 adoptó la sigla SanCor».

En uno de los libretos de Juan Alberto Molina que diariamente propalaba la Estación de Radio L.R.A. 7 de Córdoba, se dijo lo siguiente: «El Sr. cura párroco de Brinkmann afirma que la sigla SanCor fue sugerida por un miembro de la cremería «La Morterense», quizás por el Sr. José Giustina».

Sea como fuere, hoy la sigla SanCor es sinónimo de grandeza, de potencia económica, factor social, centro del cooperativismo nacional, conocida internacionalmente como el emporio de los derivados lácteos más grande del mundo, de calidad insupereable, nacida de la acción de unos humildes pioneros del agro, sin especialización técnica conocida pero que han sabido desparramar la semilla de la verdad sobre las ventajas del sistema de comerciar sus propios productos, en corporación y bajo los signos Rochdalianos, uniendo a los hombres del tambo en confraternal amistad y mutuas simpatías, formando una gran familia con centenares de cooperativas unidas, cuyos miembros suman miles de hombres y mujeres campesinas que cada mañana ordeñan sus vaquitas y trabajan con alegría por la sigla SanCor, sinónimo de justa compensación de esfuerzo y además sin temor alguno, frente a las contrariedades de la vida.

Fábrica de Manteca y Planta Industrial Sunchales (Foto: Gentileza SanCor).

Comentarios