Vecinos marcharon sobre la Ruta N° 34 exigiendo obras y seguridad

400
vistas
El cartel que identificó a la marcha, con los camiones detrás, esperando para avanzar.

La convocatoria de vecinos para marchar sobre la traza de la Ruta Nacional N° 34 resultó ser exitosa en la tarde de hoy, logrando un importante impacto tanto en el tránsito vehicular así como también en la amplia repercusión que se generó a partir de un reclamo que nació como un compromiso comunitario hacia la memoria de quienes perdieron la vida en estos kilómetros como así también para con la preocupación constante de todos aquellos que circulan por la ruta.

Mario Ceballos como cara visible de la iniciativa, se propuso que fuera una concentración pacífica, sin ataques políticos partidarios y que a la vez tuviera consignas que buscaran una rápida respuesta de parte de las autoridades. Sabiendo que la solución definitiva excede a la ciudad por la dimensión de la obra y sus erogaciones y trabajos implicados, existe un convencimiento que la adopción de algunas acciones permitirían elevar la seguridad del recorrido.

«La gente no aguanta más, necesitamos urgentemente que la traza Sunchales tenga mejoras, no queremos más muertos», dijo en un momento, siendo el único orador de la tarde y agregando más adelante que «el bolillero de la muerte sigue dando vueltas y todos tenemos un número marcado en la espalda».

Entre los presentes se encontraban miembros del Gabinete Municipal -en representación del Intendente que se encontraba en gestiones por seguridad en Rosario- así como también concejales en función y electos, representantes de instituciones intermedias y empresas de la ciudad en conjunto con vecinos. Esta amplitud en la participación le dio a la marcha un sentido comunitario importantísimo.

Además, entre los presentes circularon planillas para reunir firmas que presionen a las autoridades a comprometerse con las mejoras necesarias. Las mismas estarán disponibles en la sede del Centro Comercial, Municipalidad y otros ámbitos a fin de seguir sumando adhesiones.

Familiares y amigos de algunas de las víctimas de esta ruta fueron los portadores de pancartas y de un gran cartel cuya consigna planteaba con claridad el principal motivo de la iniciativa. Las colas de camiones se extendían por espacio de varios kilómetros, controladas por un prolijo operativo de seguridad que contó con la intervención de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, Policía, Gus y otras fuerzas. Luego de despejada la ruta, debieron transcurrir no menos de treinta minutos de avance lento de los camiones que se encontraban detenidos para que se normalizara el ritmo habitual, lo que da muestra del alcance de la propuesta y su impacto directo.

Sobre el final, los presentes se comprometieron a continuar con este tipo de acciones pacíficas pero visibles. Ahora dispondrán de un tiempo prudencial a fin de que funcionarios y autoridades puedan evaluar posibles medidas, en caso de no recibir respuestas adecuadas, reiterarán la convocatoria en el transcurso de la semana entrante, seguramente con una firmeza mayor y una extensión más prolongada de presencia sobre la traza de la ruta.

Comentarios