Crónica de una jornada histórica: Se inaugura la Fábrica de Manteca

420
vistas

Consideramos que el evento terminó transformándose en un verdadero hito en la historia sunchalense. A partir de este desarrollo, el pueblo comenzó a tener otra dinámica, emparentada con el crecimiento de esta empresa y sus derivaciones, las cuales terminaron marcando a fuego el posterior devenir de la ciudad. Por eso, creemos conveniente poder repasar detalles de aquella jornada, basándonos en el libro publicado por los 50 años de vida de SanCor.


Reproducción fascimilar del programa de actos realizado con motivo de la inauguración oficial de la planta elaboradora de manteca en Sunchales, provincia de Santa Fe, el 31 de octubre de 1940 (Libro «Orígenes y nacimiento de SanCor», 1988).

Para celebrar la puesta en marcha de la fábrica, los productores resolvieron efectuar un gran acto inaugural, al que invitarían a altas autoridades nacionales y provinciales, así como a representantes del cooperativismo argentino, de las fuerzas vivas locales y de los asociados en general.

Se resolvió fijar el día 31 de octubre de 1940 para la realización del acto público, acordándose obsequiar a los concurrentes con un almuerzo. También se dispuso entregar medallas de oro recordatorias al ministro de Agricultura de la Nación, al Gobernador de la provincia de Santa Fe, al presidente de la Comisión Nacional de la Industria Lechera, al representante del gobierno de la provincia de Córdoba, al ministro de Instrucción Pública y Fomento de Santa Fe y al delegado de la Dirección de la Industria Lechera. También se acordó elegir a la reina de la organización.

El acto de la inauguración de la fábrica resultó un acontecimiento extraordinario, de una magnitud nunca vista en la zona, y con una significación que trascendía todo lo imaginable. El acontecimiento marcaba el final de una etapa social y económica, y marcaba el advenimiento de la otra, superior en justicia y contenido humano. A partir de ese momento, el mayor o menor progreso quedaba supeditado a la libre voluntad y a la capacidad de los centenares de hombres y mujeres que se fueron integrando a ese movimiento, hasta llegar a contarse por millares.

Con motivo de los actos programados, la Comisión de Fomento de Sunchales declaró feriado ese día, y la fiesta se engalanó aún más con la presencia de las Reinas del Campo, que brindaron una nota simpática y constituyeron un justo homenaje a la mujer campesina y a la familia cooperativista. Las reinas eran Irma Astesana, de Sunchales; Olivia Ricovelli, de Hernando, Córdoba; Otilia Giraudo, de Firmat, Santa Fe; Elide Sívori, de General Rojo, Buenos Aires y otras catorce señoritas designadas por las cooperativas asociadas.

Los actos se iniciaron por la mañana de ese día, a la hora 9 con una asamblea de Cooperativas, con la presencia de 130 delegados de 85 corporaciones tamberas, presidida por el Sr. Marcos Dubrovsky.

Abrió el acto, el Sr. Celestino Sienra, secretario de la Asociación de Cooperativas Argentinas. Luego el Sr. Andrés Rolt habló sobre el tema «radicación y estabilidad del hombre que trabaja la tierra».

Terminada la reunión, los asambleístas, el Directorio en pleno, delegados, autoridades y pueblo en general, se trasladaron a Ataliva para recibir a las autoridades: al Gobernador Dr. Manuel Iriondo, al Ministro de Obras Públicas de Córdoba Sr. Bobone, Ministros del Poder Ejecutivo de Santa Fe y otras personalidades de la comitiva oficial.

En el local de la Sociedad Italiana de Ataliva se sirvió un lunch, circunstancia que aprovecharon para hablar el Dr. Iriondo, el Dr. Videla y el Sr. Celestino Sienra.

Luego, la caravana se trasladó a Sunchales, deteniéndose frente al edificio de la fábrica, espléndidamente engalanada, en cuyos aledaños se había acomodado una multitud calculada en unas cinco mil personas.

Inauguración de la Fábrica de Manteca en Sunchales (Foto: Gentileza SanCor).

Al inaugurarse el edificio, hicieron uso de la palabra el Sr. Juan B. Mitri, en primer término: el secretario del Directorio Antonio Miretti, contestando el Ministro de Agricultura Dr. Videla. Al final hablaron el Sr. Celestino Sienra, el representante de Córdoba y la reina del campo de General Rojo, Srta. Élida Sivori. El acto terminó con la visita a las instalaciones de la fábrica.

En el banquete que se dio se sirvieron casi cinco mil cubiertos. A los postres hablaron el Gobernador de la Provincia, Dr. Iriondo, el Ministro de Agricultura, Dr. A. Videla y las reinas del campo de Firmat, Srta. Otilia Giraudo, y de la localidad de Hernando (Córdoba), Srta. Olivia Ricotti. El Ministro Mantovani pronunció al término de la fiesta unas palabras de ocasión.

El profesor Mantovani eligió a la reina del tambo y tuvo el buen criterio y mejor sentido de señalar a la candidata para ocupar el trono real a la Srta. Elba Barale, quien respondió al requerimiento del árbitro: «que ella ordeñaba a las vacas, todas las mañanas junto con sus padres».

Tras los discursos alusivos, el cura párroco, reverendo Marcos Tacca, procedió a bendecir las instalaciones, luego de lo cual las autoridades y el público recorrieron las distintas dependencias que conformaban la fábrica de manteca.

Al mediodía fue servido un gran almuerzo en el salón Ripamonti y, en ese mismo local, se efectuó horas más tarde la Fiesta del Campo, que se prolongó con un concurrido baile hasta la noche de ese día. Este acontecimiento culminó con la elección de la Reina del Tambo, que sería elegida entre las representantes enviadas por las cooperativas. La designación de la Reina del Tambo estuvo a cargo del ministro de Instrucción Pública, Dr. Juan Mantovanni, quien eligió a la joven Elba Barale, de Raquel, quien efectivamente colaboraba con sus padres en esa actividad rural, circunstancia de la cual el ministro había tomado conocimiento a través del diálogo que mantuvo con cada una de las candidatas al título.

El señor Antonio J. Miretti, al hablar en el acto, señaló en uno de los párrafos de su discurso que «al empeñarnos en esta empresa no nos guiaron otros móviles que el de propender al cumplimiento de finalidades de bien público, y lo digo así, señores, porque efectivamente, trabajar por el mejoramiento de la vida de los hombres de campo, como lo hará esta fábrica de manteca, es trabajar por el bien del país, pues el bienestar del mismo depende, a mi entender, del mayor o menor grado de recompensa que reciban los productores del agro por su trabajo».

Señaló a continuación el señor Miretti que «la labor principal de esta fábrica habrá de ser, pues, defender ese trabajo, dar al productor el precio justo por su materia prima y elaborar el producto genuino que prestigiará a la industria argentina».

Autoridades oficiales y dirigentes cooperativistas en el acto de inauguración de la planta de manteca. En la fotografía aparecen, entre otros, el ministro de Agricultura de la Nación, señor Daniel Amadeo y Videla; el gobernador de Santa Fe, doctor Manuel de Iriondo; el ministro de Instrucción Pública y Fomento de esa provincia, doctor Juan Mantovani, y miembros del primer Directorio de la empresa cooperativa (Libro «Orígenes y nacimiento de SanCor», 1988).

El acto de inauguración de la planta elaboradora de manteca fue un recuerdo imborrable para esos hombres de trabajo que, con empeño y decisión, habían concretado la vieja aspiración de contar con su propio establecimiento industrial. La fiesta de aquel sábado 31 de octubre de 1940 permaneció para siempre en sus mentes y en sus corazones, porque fue la demostración concreta de que la unión de las voluntades permitía acometer las más atrevidas empresas.

Para los vecinos de Sunchales y zonas aledañas, la fiesta de la inauguración se convirtió en una referencia obligada, que dividió en un antes y en un después, cualquier otro acontecimiento. La localidad pasó a contar, a partir de allí, con una industria que, si bien aún era incipiente, se perfilaba nítidamente como una organización de envergadura y proyecciones incalculables.

A la fecha de inauguración de la fábrica de manteca, se desempeñaban como empleados efectivos Francisco Rocca, Alfonso Tschopp, Pablo Sanger, Ángel Fabro, Eduardo Peirone, Ítalo Ríos, Victorino Ambroggio, Ángel Trossero, Mario Merletti, Max Jacob, Amado Ríos, Adolfo Giraudo, José A. Migliori, Ismael Trossero, Antonio Bonetto, Francisco Bonafede, Juan A. Blazquez, Blanca Storani, Juan Giraudo y Domingo Minardi. Jefe administrativo era, como ya se dijo, Remigio Mitri.

El año concluyó en un marco de confianza para los productores tamberos cooperativistas.

Todos sabían que el camino recién comenzaba a ser transitado, que las dificultades acechaban en cada recodo, pero los productores también intuían que debían crecer lo más rápidamente posible, avanzar sin pausa para afianzar esa realidad concreta que era la fábrica de manteca.

Fuente: Libro «Orígenes y nacimiento de SanCor», año 1988.

Comentarios