Nuestro hospital, un orgullo colectivo

2000
vistas
El Padre Tacca, dando la bendición en la inauguración del hospital, año 1945.

Cumplir setenta y cinco años de vida amerita una celebración jubilosa que detenga momentáneamente el accionar para revivir hechos, destacar logros y publicar proyectos. La reunión de todos los ejecutores actuales del Hospital Almícar Gorosito se ensambla con el recuerdo de quienes pasaron por la institución y hoy los familiares son depositarios del merecido homenaje. Nombres para ensalzar por su trabajo muchas veces desinteresado y siempre, comprometido y solidario.

Emergida oficialmente la Colonia en 1886, la historia reconoce como primer médico de Sunchales al Dr. Miguel Piccone, nacido en Italia en 1869 y con 25 años llegado a la Argentina. Habitó en la Casa de los Médicos en Av. Independencia hasta que en 1923 se construyó el edificio del Banco de la Nación. Le siguieron luego profesionales de diversas especialidades (obstetra, farmacéutico, bioquímico, etc), para unir a la sabiduría de la ciencia la dedicación por el bienestar del ser humano. La Sociedad Italiana, nacida en 1891, fue el alma protectora de la salud de sus socios, portadora de la doctrina mutualista europea. Así Sunchales inauguraba su camino de protección de la salud entre sus habitantes.

1944 señalaba el almanaque y las últimas hojas del año aguardaban su misión que marcaría la fecha preponderante. Fue precisamente noviembre el mes predestinado y, conforme al nacimiento de los Hospitales en la región, la población vio emerger la figura señera del ente propio que se dedicaría a las necesidades locales y de una amplia zona. Correspondió a un hijo de Sunchales, el Dr. Almícar Gorosito, nacido en 1907, asumir la conducción del Hospital que hoy lleva su nombre, como premio a la constancia, a la voluntad y los propósitos de luchar por el bien de sus semejantes. Su acción lúcida y bienhechora se truncó siendo joven, a los 45 años de edad, conmoviendo a toda la comunidad.

Una trayectoria sin pausas y de constante incorporación de personal y equipamiento, de permanentes proyectos para mejorar la infraestructura y los servicios, han llevado a la realidad de un presente que sigue sumando aspiraciones y propósitos para encarar las necesidades actuales y del futuro.

Las fotografías de la Revista Histórica – presentada durante la Cena Aniversario celebrada el sábado 16 de noviembre – constituyen el testimonio fiel de la actualidad y el recorrido por las décadas cosechando frutos de relevancia en beneficio no solo de esta ciudad. La región es amplia y se contemplan las necesidades de los pueblos circundantes. Tres Centros de Salud alivian la aglomeración de pacientes y facilitan la atención inmediata con la cercanía a los hogares de los diversos barrios.

El quehacer de la Cooperadora, surgida en forma paralela e inmediata con el nacimiento del Hospital, constituye un soporte invalorable para llevar adelante la diversidad de acciones sanitarias. Múltiples actividades de recaudación facilitan el dinamismo en forma ascendente, sin pausas dilatorias.

La celebración de su 75° Aniversario durante la tarde y noche del sábado 16 de noviembre puso de relieve su historia fecunda, la realidad vigente y los sueños que no se interrumpen. La ciudad respondió a la convocatoria para conmemorar y participar del júbilo de quienes son los ejecutores actuales del accionar cotidiano. El orgullo, sin dudas, es colectivo.

Comentarios