Entidades locales vuelven a exigir acciones de seguridad

510

Luego de las marchas, reclamos y quejas de parte de vecinos, la intención de un grupo de dirigentes de entidades y de frentistas de la ciudad es no dejar pasar el tema, habida cuenta de los constantes hechos de inseguridad que se siguen registrando tanto en comercios como en viviendas particulares. Por eso, han redactado una carta abierta a través de la cual fijan postura y al mismo tiempo buscan generar una reacción proactiva en quienes son las autoridades de turno.

A continuación, la misiva distribuida:
Parafraseando a nuestro Preámbulo, decimos: “Nos, los ciudadanos de este pueblo, por voluntad y elección, con el objeto de permanecer unidos, afianzar la justicia, consolidar la paz, proveer a nuestra defensa, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar este suelo…”

Deseamos resaltar la grave situación que atraviesan la Seguridad y la Justicia en la Provincia de Santa Fe, en particular en nuestra Ciudad.

Esta situación crítica se ha profundizado en los últimos años, generando riesgo, incertidumbre, miedo y dolor para los ciudadanos.

Nos sentimos Inseguros por las siguientes razones:
– Escaso personal policial, que trabaja en condiciones que distan de ser óptimas, en una Comisaría con “un solo calabozo”, que los ha involucrado en situaciones de riesgo.
– Comisaría intervenida y cerrada desde el 18/10/19 al 22/10/19, generando mayor grado de inseguridad y desprotección: agentes policiales trabajando en la vía pública, en condiciones indignas, sin sanitarios, y sin poder prestar adecuado servicio atento a que no contaban con equipo de comunicación alguno, ni teléfono al que reportaran por ejemplo, las alarmas de Bancos, Entidades Mutuales y financieras, empresas y viviendas particulares.
– Falta de una política de seguridad contundente, con fortalecimiento y jerarquización del Personal Policial.

Hoy nos urge reconocer y valorar la tarea desarrollada por la institución policial.

Los agentes policiales de nuestra comisaría se encuentran anímicamente devastados. ¿Con qué ánimo acudirán a cumplir su función?

Por ello, nos sentimos no sólo inseguros, sino inmersos en una situación de injusticia, en la que el principio de inocencia ha cambiado. ¿Somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario?

Ergo, exigimos el respeto de los derechos humanos de todos, sin discriminación.

Exhortamos a los fiscales y Jueces a que apliquen las leyes y actúen con la misma celeridad, intensidad o rigor.

El atropello hacia alguno de nuestros vecinos lesiona los lazos que nos unen en comunidad. Hoy son ellos, mañana podemos ser nosotros.

Nos sentimos víctimas de un sistema en el que los que cometen ilícitos se encuentran en libertad y continúan delinquiendo y nosotros, ciudadanos, “presos” de la inseguridad y la injusticia.
Es responsabilidad de los funcionarios garantizar estos derechos. A ellos se los exigimos. Exhortamos a todos, a que con sentido común, analicen las conductas de quienes tienen la obligación de aplicar las leyes, y les exigimos a los mismos, que se comprometan con la verdad y la Justicia.

Por todo ello, unimos nuestras fuerzas mancomunadamente y nos ponemos a total disposición de quien corresponda y en lo que esté a nuestro alcance, a los fines de lograr el bien común y una sociedad más justa.

Comentarios