Inconvenientes y reclamos en el primer día de aplicación del nuevo esquema horario

736
vistas

La disposición municipal que establece, mediante el Decreto N° 2918/2020, el nuevo esquema de horarios de funcionamiento de comercios sunchalenses, generó algunos inconvenientes hoy en el que fue el primer día de aplicación. Sucede que a muchos los sorprendió -clientes y comercios- la novedad puesto que se venía trabajando en un esquema de horarios diferenciados, incluyendo segmentos para personas mayores de edad, algo que ahora a partir del recorte de horario termina siendo de difícil implementación.

Por otra parte, a través de mensajes en redes sociales se multiplicaron las consultas de quienes cumplen horarios de oficina que terminan más allá de las 14, lo cual por ahora les impedirá poder concurrir a los supermercados o comercios afines a proveerse de los elementos necesarios.

Desde la Cámara de Supermercados y Autoservicios, advirtieron que “directamente fuimos notificados, es una decisión tomada por la municipalidad, sin consultar o solicitar alternativas de los asociados”. Sin lugar a dudas, esta ausencia de comunicación en un rubro tan sensible como es el de la alimentación, puede generar no solamente problemas pasajeros sino malestar en una comunidad que hoy dejó en claro a la mañana que existen múltiples argumentos para circular por las calles ya que desde todos los barrios se repetían los reportes de personas movilizándose, algo que hacia la tarde fue decayendo pero no a cero.

Además, más allá de las buenas intenciones del Municipio, en la práctica se dieron dos acciones que van en contra del objetivo perseguido de lograr la menor circulación comunitaria posible. Ocurre que en primer lugar, cada supermercado tuvo extensas colas, registrándose importantes demoras y en algunos casos, hasta dos cuadras de espera, con personas que permanecieron mucho tiempo a la intemperie (algo que podría complicarse más en caso de concretarse los pronósticos de precipitaciones para las próximas jornadas); también se vio una importante circulación de parte de quienes veían las colas y se dirigían a otro supermercado buscando hacer más rápido sus compras.

Sumado a esto, la reducción del factor de ocupación hizo que el movimiento de clientes se redujera y el ritmo de compras mermara por lo que, en un lapso de atención rebajado en cuanto a cantidad de horas, la cantidad de compradores también fue menor.

En los barrios, donde se registran los llamados «comercios de proximidad», la incertidumbre reinaba por doquier. Pocos sabían si debían cerrar desde las 14, hubo quien directamente se enteró sobre la marcha por comentarios y también inquietud por proveedores cuyas visitas estaban coordinadas para la tarde, sin saber si podrían recibirlos o cómo actuar.

Entre las repercusiones que se fueron dando en las redes sociales, hubo algunos que rápidamente se viralizaron en Facebook, algunos, de parte de clientes, otros de titulares de comercios que se vieron desbordados por el nuevo contexto.

Comentarios