Multaron a «El Once» por atender clientes más allá del horario permitido

1223

En el transcurso del fin de semana, Edgardo Gamarra, responsable de Supermercados «El Once», publicó un video en el cual efectúa un descargo acerca de una multa que le fue labrada por el Municipio por haberlo encontrado atendiendo clientes más allá de la hora fijada para el cierre.

La explicación ofrecida por el comerciante radica en un hecho que se fue reiterando a lo largo de los últimos días en distintos negocios del rubro de la ciudad. La fijación del horario de cierre de parte de las autoridades locales sorprendió a muchos, limitó a quienes mantienen sus trabajos en horario corrido puesto que salen luego de haberse cerrado los comercios y está teniendo el efecto contrario al buscado.

Ocurre que la menor cantidad de horas de atención al público, junto a la gran limitación de personas dentro de cada local hizo que se vieran largas colas de forma continua. Situaciones que antes se resolvían en pocos minutos durante el día, ahora ameritan horas de cola por parte de los clientes, quienes aún bajo las precipitaciones de los últimos días, soportaron en algunos casos más de dos horas de espera para poder abastecerse de alimentos. Esto hizo que, llegada la hora de cierre, se definiera atender a aquellos que aún estaban esperando, tal como si se tratara de personas que ya estaban dentro del local comprando. Lamentablemente, los agentes municipales no lo comprendieron así, labraron el acta que Gamarra exhibe en el video y forzaron el cierre, haciendo que un importante número de personas tuvieran que regresar a sus hogares con las manos vacías tras soportar larga espera.

La relación entre los supermercados y el Municipio no atraviesa su mejor momento. Antes de la pandemia y las medidas con ésta asociadas, ya se había tensado la cuerda a partir del pedido de arribo de una sucursal de La Anónima y las diferentes posturas, derivando incluso en la presencia de funcionarios provinciales para explicar los motivos por los cuales se debería haber archivado todo pedido de este tipo. La semana anterior, se sumó otro punto de conflicto ya que, por su parte, los comercios analizaban medidas especiales, tal el caso de segmentación horarias y otras alternativas para colaborar con la crisis, topándose con un anuncio que habría sido sorpresivo e inconsulto de reducción horaria, difundido apenas unas horas antes del regreso a la actividad luego de un fin de semana extra largo.

El video publicado en el Facebook oficial de El Once

Necesidad de capacitación y formación
La presencia de personas con chalecos de color frente a diferentes locales habilitados para el funcionamiento se ha transformado en una constante en las últimas jornadas. Los voluntarios allí dispuestos colaboran controlando que en los locales no ingresen más clientes que los permitidos, así como también que se respeten las distancias en el momento de hacer la cola de espera.

No obstante, se ha podido observar que la capacitación hacia estos colaboradores no ha sido completa toda vez que suele ser frecuente que en las colas se encuentren varias -incluso hubo momentos en donde eran exclusivamente- personas que evidentemente eran mayores de 60 años. Se trata del grupo de riesgo, que no debería salir pero que son sumamente respetuosos al momento de hacer la espera de su turno, quizás por eso no se le dice nada y se los deja adquirir los productos.

Por otra parte, hemos recibido también quejas de quienes, estando en la espera, son virtualmente increpados y obligados a retirarse sin ser mayores de 60 años. Los modales utilizados lejos estuvieron de ser los adecuados para el momento y ni hablar para dirigirse a personas mayores, quienes no pudieron probar su correcta edad sin sentirse injustamente señalados a viva voz cuando no lo merecían.

Comentarios