El entrenador del plantel profesional de Libertad se refirió al especial momento que se atraviesa a partir de la pandemia y la cuarentena impuesta. Entre otras cosas, se refirió a cómo se mantiene en contacto con sus dirigidos, así como también el futuro de la Liga Nacional, las incertidumbres que se generan a partir de este nuevo contexto y cómo puede llegar a avanzar esta disciplina.

Sin lugar a dudas que este cuadro de situación es impensado por los alcances y la profundidad. A la vez, Saborido se mostró consternado por haber tenido que ver cómo se desarmaba el plantel para preservar la salud de los jugadores, algo que siembra muchas dudas respecto de lo que puede acontecer más adelante.

Por otra parte, tuvo una mirada distinta ya que habitualmente, el básquet los obliga a estar muchos días en la ruta, viajando y lejos de la familia y afectos, algo que ahora muestra una pequeña cara de revancha.