Se cumplen 173 años del nacimiento de Carlos Steigleder

57

La figura de Carlos Steigleder emerge de forma inequívoca cada vez que pretendemos comprender el origen de Sunchales. Más allá de las confusiones históricas acerca del rol que social y popularmente se le atribuyó, el ser el agrimensor de estas tierras lo transforma en una figura excluyente, sin la cual no podríamos haber avanzado como asentamiento para ser la ciudad que hoy somos.

Nuestro querido Basilio Donato, así se refiere a esta figura histórica sunchalense clave en su libro «Noticias del Fuerte de Los Sunchales y sus tres colonizaciones».

Había nacido en Herne, de la antigua Prusia. Las provincias de Prusia cubrían el 60 por ciento del territorio de lo que era el Imperio Alemán.

Su madre se llamaba Sabina Volgh; su padre era Cristóbal Steigleder (…) construyó su casa junto a la fracción de terreno que debía dejar en los planos para las vías del ferrocarril.

Sabía de la importancia de esta vía de comunicación y transporte. En realidad, la mayoría de los pueblos en esos tiempos se desarrollaban junto al ferrocarril.

Carlos Steigleder decidió quedarse a vivir en Sunchales; su casa estuvo concluida en 1885, un año antes de la aprobación de los planos de la población. Con muchos amigos, fue un hombre decidido y de ideas progresistas. Realizó la defensa del terreno que había pertenecido al Fuerte, conocedor de que allí quedaban restos valiosos para recuperar la historia de la población. Nunca quiso vender esa tierra.

Fue Presidente de la Comisión de Fomento y falleció el 11 de noviembre de 1891, estando en ejercicio de sus funciones. Bronconeumonía fue el diagnóstico. Tenía 45 años de edad. Como no era católico, vino un Pastor de la Iglesia Evangélica de Esperanza y fue sepultado el 12 de noviembre.

Comentarios