Nely Rosa Montini

1161

“Ser útil a los demás, amar a la familia y lucir una permanente sonrisa”, han sido las consignas asumidas por Nely Montini desde su llegada a este mundo en aquel verano de 1929, en el hogar formado por Celestino Montini y Catalina Villata. Ella y su hermana Irma, nietas de abuelos italianos, desarrollaron la herencia del trabajo constante y el compromiso con sus seres queridos. Nely concurrió al Colegio de las Hnas. de Santa Marta y luego en la Escuela del Hogar adquirió sus habilidades culinarias, un sello que la distinguió en fechas especiales y en cada día de su vida consagrada a nietos y demás integrantes con vínculos de sangre.

Vivió en Buenos Aires donde tuvo un comercio; también en Carlos Paz al frente de una Hostería, pero regresó a su Sunchales natal para integrarse al personal de ENCOTEL (Empresa Nacional de Correos y Telégrafos). La recordamos eficiente, cordial y respetuosa en el trato con todos los que requeríamos de ese servicio en la ciudad. Treinta largos años dedicaría a esta tarea, de la cual se desvinculó para jubilarse y abocarse íntegramente a su familia: Matilde y Celestino sus hijos; Hemilce, Valeria, Damián y Julia sus nietos. Además, se dedicó a cuidar de su madre, la renombrada abuela Cata, quien vivió hasta los 104 años. Más tarde llegarían sus bisnietos: Bruno, Gina y Malena.

“La sede social era su casa”, afirma su hermana Irma, ya que las reuniones de la familia, la llegada diaria de los nietos, todo absorbía ese escenario como algo cotidiano. “¿Qué querés comer mañana?”, era la pregunta nocturna a los nietos para elaborar con amor y dedicación precisamente el plato seleccionado. Muchas oficinas de la ciudad recibieron sus famosos budines, un regalo que Nely entregaba para fechas especiales como ofrenda de sus habilidades y de su especial amistad. Para los familiares, también la costura de Nely llegó con provisiones de prendas amorosamente confeccionadas.

Las excursiones escolares de sus nietos la tuvieron como fiel acompañante y su presencia resultaba especialmente agradable, para los suyos y el entorno. La recuerdo en un viaje organizado por el canal de la ciudad con su atrayente compañía para compartir horas de recreación e intercambio de experiencias.

Desde abril de 1986, cuando la filial de ALCO se creó en Sunchales, fue activa participante junto al matrimonio Bianchini y otras personas comprometidas con la salud y el problema de la obesidad. Secretaria de actas o tesorera, el cargo no era importante, pero sí su responsabilidad para llevar adelante esta rama que respondía al Dr. Cormillot en el país. Asistió en forma permanente hasta el 2015, año en que falleció su hija Matilde, quien dejó un vacío insalvable en su corazón y en el de cada persona que conoció a este valioso ser humano, heredera de las virtudes de su madre.

El Concejo Municipal de la ciudad la reconoció, junto a su hermana Irma, como Antigua Pobladora de Sunchales, una distinción que se entrega cada año en octubre, coincidiendo con la conmemoración del nacimiento de esta población. “El trato gentil y educado es la regla; nunca algún conflicto con las personas, siempre incondicionales ambas para quienes las necesitan. Y en el ámbito familiar, son nuestras docentes de valores”, escribió su nieta Hemilce Fissore, abogada, al redactar los fundamentos de la postulación ante este órgano municipal.

Quienes conocimos en profundidad a Nely sabemos que ella fue un Ser de Luz. Porque fue “una entidad, encarnada o no, que vibra en alta frecuencia y tiende hacia lo luminoso”. Una característica que evidencian los Seres de Luz es que eligen el camino del Amor y despliegan una conducta conforme a la pureza de sus leyes.

El 1 de julio emprendió el camino hacia un sitio desconocido para quienes aún estamos aquí, en este jardín terrenal. Pero la sentimos presente, tal es el legado que nos ha transferido. Legado inmaterial y no obstante, tangible. Su peso gravita sobre nuestras vidas, las de todos aquellos que la hemos conocido y podemos seguir el paradigma que nos transmitió, hacerlo propio e imitar a esta mujer que eligió: “Ser útil a los demás, amar a la familia y lucir una permanente sonrisa”.

Comentarios