Ojos en Alerta

155

Significativo título que nos lleva a pensar en la mirada, el campo visual que nos permite comunicarnos con el mundo exterior, tener percepción y conocimientos, captar imágenes ante la belleza, pero también ante el peligro que nos acecha a nosotros o a nuestros conciudadanos. Y estar siempre “alertas” a través de esa diligente mirada, dispuestos previamente ante un hecho alarmante; vigilantes y rápidos para hallar soluciones efectivas. Esos procedimientos llegarán a través de ayuda externa, previo tendido de una red local de conexión eficaz pensada y organizada para nuestra protección.

OJOS EN ALERTA, así se denomina el auspicioso programa que nos ofrecen a los sunchalenses en esta época de inseguridad manifiesta, donde hemos perdido la calma de una vida que llevábamos con trabajo y sana convivencia en otro tiempo. Y no únicamente para hechos delictivos, el programa contempla también accidentes, incendios, agresiones, mal trato animal, cualquier contingencia que el ser humano pueda afrontar. “Ojos en alerta” nació en San Miguel, ciudad de la zona oeste del Gran Buenos Aires, cabecera del departamento homónimo, que cuenta con 300.000 habitantes. El programa se replicó en otras ciudades de esa provincia, en Mendoza y en Santa Fe es Sunchales la pionera en su aplicación.

Constituye un enlace productivo y beneficioso que ya la ciudad ostenta para prevenir y detectar, denunciar y solicitar a través de una eficiente interacción de las fuerzas del orden que están preparadas para operar y proteger a los ciudadanos que requieran de intervención o informen acerca de accidentes, amenazas, emergencias o hechos delictivos en general.

Actúan la Policía, la GUS (Guardia Urbana Sunchales), los Pumas, GOT (Grupo Operaciones Tácticas), los Bomberos, la Emergencia, más de 40 cámaras de seguridad que serán incrementadas, etc., todo un vínculo de valiosa practicidad porque se podrá arribar con acceso directo al Centro de Monitoreo Urbano y producir con premura la actuación inmediata de las fuerzas pertinentes para cada situación.

Nuestras denuncias serán anónimas; se podrán enviar textos, videos, audios, todos instrumentos del celular que originarán una respuesta rápida y efectiva. Las miradas oportunas cambiarán una situación que de lo contrario podría ser lamentable. Ahora bien, para integrar esta excelente red de detención, prevención y soluciones es imprescindible concretar la CAPACITACIÓN. La misma es concisa, objetiva y trascendente porque ilustra, habilita, mueve voluntades y origina decisiones de participación y compromiso. A través de ella intervenimos en este circuito aportando nuestros datos para ser incluidos en el registro de capacitados.

La invitación nos llega a través de la Agencia de Seguridad Ciudadana y Vial. Daniel Bernini es Coordinador de la misma; Juan Astor, Referente de Seguridad Vial; Verónica Trossero, Coordinadora del Programa “Ojos en alerta” y Gustavo Quiroga, Responsable Operativo de Seguridad; ellos nos instruyen e incorporan como participantes de este programa. Las vecinales, las instituciones, los clubes, etc., son ámbitos propicios para continuar capacitando a mayor número de ciudadanos que serán receptores y protagonistas amparados.

¿Cuál es el objetivo? “Involucrar a la comunidad de forma colaborativa en las políticas de seguridad, para ser entre todos parte de la solución”. Protagonistas y no espectadores; involucrados y no indiferentes; seguros y no acosados. Por una ciudad participativa, que desea soluciones y se compromete para intervenir con sus Ojos en Alerta.

Comentarios