Elí Arnaudo de Balangero

881
Elí Arnaudo de Balangero, la primera de la derecha.

Los sitios permiten el encuentro de seres humanos y son muy variados; dos personas pueden llegar a compartir diversos espacios porque diversas son sus esferas de acción. La similitud de una profesión crea generalmente amigas más que compañeras y luego, sobre el transcurrir de los años, otros vínculos impensados asoman sobre el horizonte para hacer más íntimo el contacto, como en las clases que compartimos con la Profesora de Italiano. Que nuestros esposos hayan tenido el mismo ámbito laboral y que esa empresa manifieste sensibilidad social abarcadora del personal activo, además de jubilados y pensionados, permitió un acercamiento más tocante, más íntimo para intervenir en celebraciones y encuentros en otros sitios de turismo. Así, la mesa de pensionadas de Sancor Seguros se fue conformando paulatinamente y nació un grupo atrayente, armónico y deseoso de arribar a cada fecha de encuentros para disfrutarlos en grata compañía.

A partir de ahora faltará una de sus primeras integrantes. Elí Arnaudo de Balangero ha dejado un lugar importante en esa mesa que pudimos formar con alegrías y recuerdos, con anécdotas y momentos de intimidad. En algunos encuentros Elí fue activa participante haciendo gala de sus conocimientos como formadora de coreutas y ejecutante en el piano de temas que deleitaron a la audiencia y pudo lograr, acompañada por otros sunchalenses, algunas veladas realmente graciosas y perdurables.

Nació en Sunchales el 11/3/1933, hija de Antonio Arnaudo y Francisca Caligaris. Cursó en la Escuela Ameghino y en el Instituto, hoy Escuela Steigleder. Como pupila y para ser docente estuvo en el Colegio del Calvario de Santa Fe. Realizó su primer reemplazo en la Escuela Ameghino y luego ingresó a Sancor Seguros, donde desempeñó tareas administrativas durante cinco años. Como había estudiado piano con el Prof. Juan Boch aquí y luego en Sta. Fe, intensificó su práctica para conciertos, así que además de trabajar con los números, en su casa tenía alumnos para el arte de la música.

El Colegio San José necesitaba Prof. de Música para el Secundario y allí comenzó su relación con esa cátedra, además de enseñar Contabilidad en 3° Año del Secundario. Se desempeñó ad honorem frente al Jardín con niños de 4 y 5 años. Al Jubilarse Serafina Montini, asumió Elí el área de Música en todo el Nivel Primario. Así que el Jardín, el Primario, el Secundario e incluso el Terciario contaron con su experiencia, entusiasmo y responsabilidad. Coros vocales e Instrumentales, actuación en los actos escolares y públicos, toda una diversidad de acciones donde volcó su empeño y sabiduría.

Se jubiló a los 60 años pero no fue la inercia su compañía. Desde la muerte de su padre asumió la responsabilidad del manejo de la tarea agropecuaria junto a su hermano Aldo. La Cooperativa “La Uno” la contó en todos sus cargos y además como Presidenta. En Colonia Tacurales y en Sunchales dedicó horas de trabajo entusiasta y comprometido para llevar adelante el legado de sus padres. Perteneció a la Biblioteca Pública “Pedro Echagüe” y a las entidades que desde el Cementerio en fechas especiales exhibían sus alcancías para recaudar fondos. Integró además la Cooperadora Escolar en el San José.

Supo descubrir habilidades y vocaciones entre los alumnos. “La Sra. Elí me probó y descubrió mis capacidades, de lo contrario yo no estaría hoy embarcado en la música y el canto”, declaró el famoso Chino Volpato, artista internacional. De su casamiento con Eladio Balangero nacieron dos hijas: Mónica y Sandra, quienes la enriquecieron con ocho nietos y cuatro bisnietos. No alcanzó a conocer a quien llegó último en Buenos Aires, debido al confinamiento por la pandemia y su protocolo.

El próximo encuentro de pensionadas de Sancor Seguros tendrá una ausente en esa mesa agradable, de camaradería y auténtica amistad. Pero su espíritu nos acompañará y lograremos hacer un intento, imaginando que está aún entre nosotras con su estampa coqueta, su predisposición y actitud participativa para hacer más agradables esas reuniones de homenajes y celebraciones.

Comentarios