El «Hogar de los Tigres» cumple 22 años rugiendo

30

Más allá de que en esta última temporada prácticamente no hubo partidos, sin lugar a dudas que el «Hogar de los Tigres» ha sabido hacerse una reputación muy positiva, merecidamente ganada, dentro del básquet nacional.

Testigo de memorables hazañas, receptor de eventos internacionales, supo ser un marco inigualable para las conquistas internacionales más importantes de la ciudad, como lo fue la Liga Sudamericana, siendo a la vez anfitrión de uno de los Cuadrangulares de otro certamen de trascendencia latinoamericana.

El esfuerzo de decenas de manos anónimas permitió que en tiempo récord, el viejo salón pasara a ser un estadio que fue creciendo y mejorándose para ser uno de los mejores de la elite del básquet argentino.

Son esas hitorias las que deben permanecer vigentes en nuestra memoria puesto que no se trata solamente de tiempo y esfuerzo invertido sino de la prosecusión de un sueño por parte de un grupo de entusiastas que de repente se encontró con la posibilidad de escribir una historia dorada en el deporte nacional y lejos estuvo de darle la espalda sino por el contrario, se encolumnó detrás de dirigentes que en ese momento apostaron, sabiendo que tenían el respaldo de una ciudad que no los defraudó.

Repasando algo de su historia
Fue inaugurado el 25 de septiembre de 1998 y su capacidad inicial fue 3000 espectadores, la cual fue aumentada a unos 4 mil debido a la gran demanda de entradas para asistir a las finales de la LNB 2000-01, en las cuales el equipo sunchalense se vio derrotado por 4 a 1 en la serie definitoria con Estudiantes de Olavarría.

El primer rival en pisar el flamante estadio fue Andino de la Rioja, en el marco de la Tercera Fecha de la Liga Nacional. El debut fue sumamente auspicioso ya que el triunfo por 90-71 coronó esa presentación del elenco aurinegro que por entonces dirigía Gonzalo García. El plantel de básquet fue el siguiente, con las respectivas conversiones: Horvath (7), Gallager (20), Dottin (19), Ceruti (16), Pèrez (19), Benítez (2), Budding (3) y Ferrari (4).

Comentarios