Covid19: Las Academias de Danzas piden por el regreso de los pequeños

50

Mediante el envío de una nota a las autoridades municipales y al equipo del COE, las escuelas de Danzas e Institutos Fitness de la ciudad reclamaron por la posibilidad de recibir a chicos de 6 a 12 años de edad, protocolo mediante, para que puedan recuperar esta parte de sus actividades físicas y sociales.

Semanas atrás, habían sido los gimnasios los que, en conjunto, se plantaron ante las restricciones existentes solicitando la posibilidad de trabajar bajo la aplicación de protocolos.

La pregunta que se repite en este rubro es acerca de si hubo contagios en los más pequeños o cuáles son los motivos y argumentos por los cuales se les impide realizar estas actividades en donde, en principio, se regirían con grupos reducidos, horarios segmentados y condiciones similares a las que se aplican con los grupos de adultos que concurren a las mismas academias y efectúan prácticas similares desde hace semanas.

Aquí, la nota remitida
Escuchamos a nuestr@s niñ@s, a nuestr@s alumn@s y a sus familias. Es hora de actuar, las y los peques necesitan urgente volver al ruedo…

Sunchales, 14 de octubre del 2020.
Autoridades municipales e integrantes del COE:

Las escuelas de danzas y los Institutos destinadas a las actividades fitness, nos hemos unidos para visibilizar una de las tantas problemáticas y que para nada es menor, justamente, la de los menores y sus infancias, en las que, ya pasados casi 7 meses de aislamiento para ellas y ellos, aún no estamos viendo ningún tipo de consideraciones, para que vuelvan a recuperar algo de sus vidas anteriores a la llegada de la pandemia.

Queremos compartirles el siguiente texto, que es resumen de una publicación de la Lic. Constanza Navarro, que ha realizado en su perfil de Facebook:
“Las infancias clausuradas: Los niños y la salud mental… los dos gigantescos olvidos en esta pandemia.

Desde marzo, los niños han desaparecido completamente de la vida pública, siendo asunto exclusivamente privado de sus padres.

Los adultos en mayor o menor medida hemos vuelto al afuera, pero para los peques todo continúa igual: no hubo ni hay protocolos, no hay flexibilización, ni cambio de Fase. Siguen encerrados, “empantallados”, sin propuesta para pensar su salir, perpetuándose los argumentos para seguir encerrándolos: como a los niños les afecta de una manera menos grave el coronavirus, no sólo están invisibilizados, sino que se los considera como “mini bombas biológicas” que disipan el virus. Cuando, en realidad, cualquier persona puede ser portador asintomático y contagiar durante el periodo de incubación de la enfermedad. Y sin embargo, los adultos vamos a trabajar, está permitido sentarme a tomar una cerveza con amigos en un bar, vos podes salir a comprar zapatos y tu vecino puede ir al gimnasio. Ellos no. Nada.

Escucho a diario “total los niños se acomodan, se adaptan” y si claro su sistema neuronal es extremadamente plástico, pero más allá de eso me pregunto… ¿Les queda otra? Olvidamos que no tienen la capacidad del adulto de sentarse y decir “veni má, veni pá, ármate el mate que quiero hablarte de lo agobiante que se me hace sostener este encierro”. No, no funcionan así. Ellos lo ponen todo en su cuerpo, son toda emocionalidad, necesitan moverse, correr, trepar, pelear, ensuciarse, patear, gritar, bailar, llorar, estar con otros de su tamaño…

No se trata de negar el virus, ni minimizar lo que este provoca, eso no está en discusión. Lo que digo es que necesitamos gestionar como sociedad esta crisis también desde la vivencia de las infancias, de su desarrollo integral y respetuoso, poder repensar este enfoque adultocéntrico de la pandemia, poder cuestionar las medidas implementadas que intentan “contener” las consecuencias del virus… que se “desbordan” por otros lados.

Como dijo Elizabeth Kubler Ross “Nuestros miedos no detiene a la muerte, sino a la vida”.

Es entonces, y atendiendo a la situación por la que los más pequeños están pasando y que quedó muy bien expresado en el texto que le hemos compartido, tenemos la siguiente propuesta:
> Autorizar a los niños menores de 12 años, hasta 6 años de edad inclusive, a concurrir a los espacios de formación de danza y de actividades de fitness, bajo las normativas de protocolo establecidas:

– Uso de barbijo, al ingreso, durante la clase y al egreso.
– Distanciamiento social.
– Ocupar el 30 % de la capacidad de nuestros salones de clase.
– No exceder los 10 alumnos por clase (mas allá de la capacidad de nuestros salones de clases).
– Sin contacto físico.
– Frecuente alcohol en gel en sus manos.
– Duración de la clase de 45 minutos.
– Dejar 15 min entre clase y clase para proceder a la desinfección de los salones.
– Permitirnos realizar propuestas de actividades al aire libre con ellos, teniendo en cuenta todos los items anteriores.

Como trabajadores en las formaciones artísticas y actividades recreativas de los niños les pedimos consideren nuestra propuesta. Además, solicitamos una audiencia de manera urgente donde estén presentes los médicos integrantes del COE, como así también funcionarios de nuestra ciudad que estén involucrados en el tema, para hablar sobre este gran problema y así poder transmitirles nuestras inquietudes, abrir el debate y despejar nuestras dudas. Es necesario que los pequeños, puedan volver a realizar algunas de sus actividades extraescolares.

Quedamos al aguardo de una pronta respuesta.

(Foto ilustrativa de archivo).

Comentarios