El Cet Atilra celebra sus primeros siete años

65

Sin lugar a dudas que emprender un desafío relacionado con la educación y capacitación, ya desde el proyecto genera una evaluación positiva puesto que queda más que claro que se trata de buscar la mejoría y el crecimiento de una comunidad. Además, cuando esta iniciativa es pensada de forma abierta, abarcativa e integrando una alta cuota de tecnología, todo se transforma en un círculo aún más virtuoso.

Este podría ser, en síntesis, el camino que ha venido recorriendo en tan solo siete años el Centro Educativo Tecnológico de Atilra. El emprendimiento, pensado en etapas complementarias, generó la posibilidad de acceso a la educación de cientos de sunchalenses y habitantes de toda la región, que asistieron y concurren actualmente para capacitarse en numerosas terminalidades.

El arranque fue con cuatro edificios habilitados: Auditorio, 24 aulas, hotel y vigilancia, teniendo la previsión de incorporar una planta piloto de procesado lácteo para poder transitar experiencias prácticas de lo que se ofrecía en cuanto a teoría.

La diversificación de Talleres y Carreras ofrecidas se dio de la mano de una creciente demanda, así como también, de la firma de convenios de colaboración con múltiples casas de estudios de diferentes puntos del país, quienes coincidieron en destacar la calidad educativa ofrecida así como también las comodidades existentes, rasgos característicos a lo largo de estos primeros años del Centro.

Comentarios