Una cancha al costado de las vías. Hombres que pateaban una pelota para olvidar las injusticias. Lugares que se ausentan pero siguen estando. En esta ocasión, para conjurar el tiempo y otros demonios, volantea Abel Ponse, relata Alejandro Apo.