Pinotti: “Para el Gobierno de Santa Fe la Educación no es una prioridad”

25

(Por: Prensa Pinotti) – El diputado provincial Pablo Pinotti manifestó su preocupación por las políticas “erráticas en materia educativa” que viene desarrollando el Gobierno de Santa Fe a la vez que propuso una serie de políticas públicas en el marco de “un Plan Educativo, con políticas claras, concretas y posibles que aun no vemos”. Subrayó la conformación de una mesa de diálogo donde participen funcionarios, especialistas, gremios, dirigentes, “pero es esencial que en esa mesa tengan protagonismo los docentes que conocen las realidades del día a día, los estudiantes y sus familias”. Resaltó la falta de datos oficiales generados por la Provincia, que permitan conocer la realidad tanto en conectividad como cifras de abandono escolar. Y resaltó la labor de los docentes y directivos que muchas veces “han quedado en soledad” a la hora de decidir.

“Estamos en el mes de Junio y una cosa queda en claro: Para el Gobierno de la provincia de Santa Fe la Educación no es una prioridad” sintetizó Pinotti.

Docentes y directivos en soledad
Durante 2020 y en el primer semestre del 2021, el Gobierno de Santa Fe dejó muchas veces en soledad a los directivos y docentes. “Cada quien resolvió como pudo, a su buena voluntad y a su capacidad de conducir las instituciones y a sus estrategias organizacionales y pedagógicas” resaltó el legislador. Prueba de esto son las “resoluciones y circulares emanadas desde el ministerio ambiguas, confusas y por momentos contradictorias: hasta el momento la educación la sostuvieron los docentes con sus propios recursos, esfuerzo y tiempos ; y las familias, con su buena voluntad y tiempos colapsados”.

“El permanente ensayo y error, que parecen realizar las autoridades del Ministerio de Educación pasó por diferentes decisiones caóticas”.

Sin datos oficiales ni plan de infraestructura educativa
Pinotti resaltó además que las autoridades del ministerio “parecen no conocer los datos de la realidad”. Y fundamentó: “No existen datos oficiales provinciales públicos sobre temas esenciales como es la real situación de conectividad en las escuelas. No existen datos oficiales sobre los resultados en los aprendizajes: ¿Que sistemas de monitoreo de deserción y abandono se está aplicando? ¿Cómo se está trabajando en la inclusión de los estudiantes que perdieron y siguen perdiendo el vínculo con la escuela?”. En este punto recordó que meses atrás se presentó un estudio dando cuenta que en el 2020 se perdieron 100.000 estudiantes en toda la provincia. Se desprendía que habríamos perdido “a más de 3.000 estudiantes sólo en Rafaela y Sunchales”. Hasta el momento, no obtuvo respuestas por parte del ministerio sobre esta realidad.

En síntesis: “las condiciones no resueltas de desigualdad en el acceso a internet han generado que un gran número de adolescentes y jóvenes no puedan continuar estudiando. Sin embargo no hay ninguna política en marcha para acompañar su regreso a la educación. Las estadísticas, que escasean en el ámbito provincial, tal vez no logran visibilizarlo. Hay escuelas en las que se perdió el vínculo con el 60 % de los estudiantes. Terrible realidad” destacó Pinotti.

El abandono se dio también en materia de infraestructura educativa. “No se garantizó ni siquiera el mantenimiento básico de los edificios durante 2020 y hoy es imposible contener al total del estudiantado con las medidas de protocolos sugeridos. Una provincia que nos tenía acostumbrados a que en los últimos años las escuelas se mantenían en el marco de un plan de infraestructura público y transparente, hoy , con la ejecución de menos del 10% del presupuesto previsto y con cero planificación para lo que resta de 2021, sólo genera preocupación”.

Como si todo fuera poco, “se han desmantelado los programas educativos que estaban al servicio de acompañar las trayectorias de los estudiantes y acompañaban y fortalecían a las instituciones educativas. Existen equipos formados, docentes y profesionales entrenados para abordar situaciones socioeducativas complejas, y procesos organizacionales en situaciones disruptivas, como es la pandemia y post-pandemia. Existen herramientas y recursos innovadores que fueron reconocidos nacional e incluso internacionalmente: Vuelvo a Estudiar, ESI, Equipo Socioeducativos, LAZOS, Convivencia y tantos otros ¿Por qué no aprovecharlos y así acompañar las exigencias que recaen en los directivos, docentes y asistentes de cada institución educativa?” se preguntó

Mesa de diálogo
En este contexto, el legislador hizo hincapié en la convocatoria de una “Mesa de Diálogo en el marco de la emergencia educativa, con pleno protagonismo de todos los sectores involucrados”. Esto es funcionarios, especialistas, gremios, dirigentes, docentes que conocen las realidades del día a día, los estudiantes y sus familias que viven y sufren en primera persona esta crisis

“Hay que volver a pensar la Escuela como una Institución Social, en donde la alianza entre la escuela y las familias vuelva a fortalecerse. Si no escuchamos a las familias, que reclaman claridad, mejor organización en los tiempos y espacios, adaptación de horarios a los tiempos naturales de las personas, acorde con el tamaño y actividades de los pueblos o ciudades, no es posible garantizar este derecho plenamente. Es tiempo de dialogar, destacar, priorizar y garantizar lo esencial”.

Propuestas
“Hemos dicho en reiteradas oportunidades, sumando nuestra voz a organizaciones de sobrado prestigio como UNICEF o la Asociación Argentina de Pediatría que en una emergencia sanitaria como esta pandemia, en donde las medidas que toman los gobiernos son claves, las escuelas deben se lo último en cerrarse y lo primero en abrirse” describió Pinotti. Y agregó: “No nos corresponde tomar las decisiones por el gobierno, los datos epidemiológicos y una amplia mirada de la política educativa dirán cuándo es el momento de volver a la presencialidad y cómo hacerlo. Por eso solicitamos previsibilidad y certezas de parte de las autoridades, solicitamos un plan”.

En este punto Pinotti propuso “una mesa de díálogo para trabajar en conjunto en este plan educativo, escuchar propuestas y evitar el choque constante y la desinformación; en el momento oportuno una presencialidad cuidada; flexibilidad y previsión, reduciendo incertidumbres; un sistema de monitoreo y evaluación de lo que realmente ocurre dentro de las escuelas, en cuanto a los contenidos, a los vínculos pedagógicos, y al aprendizaje, que aporte datos y sean públicos y accesibles para toda la población; herramientas pedagógicas, de infraestructura y acompañamiento a educadores, estudiantes, directivos y en especial a familiares; implementación efectiva de medidas extra pedagógicas, como por ejemplo, garantizar el boleto educativo rural que hoy tiene serias dificultades en su instrumentación”.

Comentarios