A 54 años del fallecimiento de Valerio Betta

87

El piloto, nacido en Lehmann, falleció el 23 de julio de 1967, mientras disputaba una carrera, protagonizando un accidente que le costó la vida a él y a un espectador. Actualmente, una de las calles de Villa Autódromo lleva su nombre.

De esta manera lo reflejó la prensa regional en aquella oportunidad, a través de la transcripción de un artículo que nos acercó Danilo Graziutti:

Cuando ya la prueba había entablado un planteo posicional de conformidad en la mayoría de los volantes, puesto que eran varias las vueltas que mediaban entre uno y otro, el volante Valerio Betta de Sunchales sufrió un accidente de características espectaculares a la salida de la curva oeste del escenario donde se disputó esta 2º edición de las «200 Millas Argentinas» de MN F-1. El mismo, como pudo comprobarse casi instantáneamente, costó la vida del citado piloto y de Celestino Walker de Susana, espectador de la competencia.

Cabe señalar que Betta estrenaba en esta competencia una nueva máquina equipada con motor Tornado Interceptor y montada sobre el anterior chasis, con sustanciales reformas y con una carrocería de muy distinta fisonomía, centrando precisamente el principal interés de parte del público, por las características mencionadas.

La bondad de esa máquina quedó en evidencia en la prueba de clasificación del sábado, cuando Valerio Betta ocupó la sexta posición de la misma y sin obtener el mejor rendimiento del motor, tal como nos lo manifestara el mismo antes de iniciar la competencia. Este coche había pertenecido con anterioridad a su hermano Américo, quien intervino en muchas pruebas de MN F-1.

En la actualidad, Valerio Betta actuaba con la colaboración de la peña «La Tuerca» de Sunchales, inscripción que podía apreciarse en la parte delantera del coche.

En el momento del accidente, Betta había cumplido su giro Nº 65, mientras que el puntero Requejo estaba por ingresar en el 70. Aún no se habían concluido los comentarios del espectacular vuelco de Desiderio Kuriger a la entrada de la recta principal, cuando en la salida de la recta opuesta -el sector más alejado- pudo conocerse que ocurría alguna anormalidad debido al revuelo del público.

Ello quedó certificado con la presta salida de la ambulancia hacia aquel lugar y enseguida pudo comprobarse que el principal protagonista del accidente había sido el piloto Valerio Betta, quien no volvió a pasar frente a los boxes.

Rápidamente nos trasladamos hacia el lugar y pudimos informarnos de los principales detalles de lo ocurrido. La máquina de Cubertino se encontraba bastante afuera en la parte exterior de la salida de la curva y estaba siendo asistida por varias personas y mecánicos del corredor, cuando alguien observó que el coche de Valerio Betta había perdido su línea dentro de la pista y se dirigía hacia el grupo. La sorpresa y gran confusión, pese a todo, permitió que la mayoría de los que estaban en el lugar pudieran abandonar el coche y entonces fue cuando la máquina Nº 42 de Betta embistió con su rueda delantera derecha la delantera izquierda de Cubertino. Debido a la gran velocidad del coche del malogrado volante sunchalense, el mismo efectuó una descontrolada maniobra y fue a estrellarse en la parte superior de un paraíso. El coche rompió uno de los gajos de la parte alta del árbol, pudiendo deducirse el vuelco que había efectuado en su loca carrera.

Como saldo de este penoso accidente, perdieron la vida el corredor Valerio Betta y Celestino Walker de Susana, quien se hallaba en las inmediaciones del coche de Cubertino. También resultó gravemente herido el camarógrafo de Canal 13 de Santa Fe, que estaba filmando secuencias de la prueba y sufrió también algunas heridas leves en una pierna uno de los colaboradores de Cubertino.

Comentarios