Concejo: En una sesión polémica, se resolvió la continuidad de Bertoglio en el Cuerpo Deliberativo

86

Seguramente, la sesión del Concejo de hoy será recordada por mucho tiempo, puesto que si bien se cerró una instancia que resultó inédita para nuestra ciudad, queda la sensación de que todo puede aún continuar en otros ámbitos. El corolario dirá que Horacio Bertoglio continuará siendo edil de la ciudad, algo que se sabía de antemano a partir de la existencia de tres despachos por lo que ninguno alcanzaba la mayoría especial requerida pero las lecturas acerca de lo ocurrido son múltiples.

El proceso en si fue rápido, como mencionábamos ayer, insumiendo unas pocas semanas de trabajo de parte de los integrantes de la Comisión Especial conformada para investigar la presunta incompatibilidad. El resultado dejó a la mitad del Cuerpo Deliberativo (Ferrero, Ochat y Paredes) convencidas de la acusación, a punto tal que mocionaron la remoción de Bertoglio.

Más allá de la extensa comparecencia del Presidente del Concejo, quedan flotando varias inquietudes. Dejando de lado el contenido de las argumentaciones expresadas, con las cuales se puede estar o no de acuerdo, hay cuestiones de fondo que no pueden ser eludidas. Acaso la más preocupante sea: ¿se configuró una suerte de juicio en ausencia? Si hoy Bertoglio no hacía uso de la palabra, ¿podría haber sido destituido de su cargo sin tener derecho a defensa?

Aplicando también el mismo criterio de no adentrarnos en las argumentaciones, luego de las exposiciones ofrecidas queda la sensación de que, quienes lo hicieron con una postura a favor de no sancionar a Bertoglio, tuvieron una gran cantidad de datos, precisiones y aportes. Del otro lado, llamativamente, quien más hizo uso de la palabra fue la concejal Paredes, quien cuenta con un puñado de meses en el cargo y que ingresó cuando el tema que se analiza ya había acontecido (aunque esto no le impidió tomar una postura y sostenerla).

De parte de quienes pedían por la remoción del edil, era de esperarse una mayor profusión de datos y argumentos, toda vez que la sanción es la máxima que podía plantearse.

Por otra parte y habiendo tenido acceso horas antes de la sesión al despacho de Bugnón, resultaba fundamental anticiparse y rebatir los planteos de inexactitudes y malas interpretaciones que fueron extensamente enumerados, sin embargo nada de esto aconteció.

Lamentablemente por ahora, en este punto del proceso, no queda en claro cuál es la línea a tener en cuenta para dirimir lo público y privado, las incompatibilidades o incluso -como se mencionó- el tráfico de influencias. Esta era una buena oportunidad como para clarificar el aspecto, a la vez que sentar bases sólidas de una jurisprudencia local. Al no ser requisito exigible la dedicación plena, los concejales continuarán ejerciendo sus profesiones y quedará abierta la puerta para una interminable sucesión de posibles reclamos ya que es indisoluble una cosa de otra. Tal como Bugnón y Bertoglio plantearon ¿podría alguien con una explotación rural proponer o votar una Ordenanza que beneficie al sector agroproductivo? ¿Si alguien reside en un barrio y éste recibe una mejora, podrá manifestar su adhesión mediante el voto sabiendo que se beneficiará también su domicilio?

Finalmente, hay aspectos que se siguen repitiendo y más en esta instancia preelectoral pero que va demostrándose que carece del peso que le otorgan las expresiones: ¿cuál es el verdadero rol de contralor del Concejo y las demás instancias previstas antes de la promulgación de una normativa? Otras voces, apuntan a las posturas que se darán en el futuro cercano, toda vez que la mitad del Concejo demostró no tener plena confianza en el actual Presidente del mismo. En este sentido, Sunchales ha dado muestras cabales de moderación y madurez, lo cual no debería modificarse, sosteniendo si las diferencias blanqueadas en esta mañana.

Compartimos los videos de la transmisión en vivo de la sesión de hoy, con el desarrollo de este punto en particular

Comentarios