Chela de Lamberti: Argentino Cipolatti y su Sunchales soñado

88
Chela Lamberti y Argentino Cipolatti, durante la presentación del libro (Foto: Captura transmisión de Fernando Pacheco).

El jueves 23 Argentino Cipolatti cumplió sus jóvenes 90 años y los celebró en el auditorio del Hostal del Parque CASIC presentando su nuevo libro “Mi Sunchales soñado”. Había debutado escribiendo “Memorias de un hombre común” al cumplir 8 décadas de vida. En aquella oportunidad fue una autobiografía donde declaraba haber cursado solo el nivel primario en una escuela rural recordada con cariño y evocaba a su excelente maestra, quien supo avizorar el futuro de un alumno curioso y aplicado.

Recordaba haberse interesado siempre por escuchar a los mayores dinámicos y productivos, de quienes aprendió actitudes para afrontar el futuro. El espacio físico del Bar Avenida, emplazado al 300 de la Av. Independencia, pertenecía a la familia Cipolatti y allí entre los clientes encontraba material para nutrirse. También fue ávido observador del funcionamiento de los hoteles cuando llegó del campo al pueblo; esa observación y el aprendizaje fueron las bases para abordar muchos años después un Hostal modelo como el que hoy luce nuestra ciudad.

En este segundo libro demuestra su preocupación por aquellas firmas y empresas que desaparecieron sepultadas por la pátina del tiempo y según su opinión, debieran haber sido salvadas por la comunidad en su conjunto, permitiendo que hoy Sunchales tuviera un destacado perfil de avanzada. No se lamenta únicamente; también propone las soluciones que debieran haberse encarado, especialmente porque al frente de estas actividades figuraban hombres de estirpe inmigrante, abnegados, trabajadores y merecedores del salvataje encarado con el accionar cooperativo. Y no hablaba de dinero.

Le preocupa también la educación de los jóvenes, especialmente de las Escuelas Técnicas, porque considera que allí está el capital humano que en el futuro se insertará en las industrias de la ciudad y la región. Y se lamenta por la juventud actual que busca otros horizontes en países distantes, en busca de trabajos estables y un futuro con mayor solidez de la que hallan en el suelo natal. Lo ha sufrido en carne propia, ya que de siete nietos, hoy tres de ellos se ubican en el extranjero. Ellos se comunicaron a través de videos y con mensajes muy afectuosos para el abuelo que cumplía años.

Empresario reconocido, menciona las instituciones donde ha participado y las decisiones tomadas frente a circunstancias complicadas que exigían rápidos acuerdos y medidas de peso. Declara que el individualismo y la apatía no conducen a buen puerto cuando se está enfrentando una solución conflictiva y de apremio. Resalta la figura y el accionar del Dr. Prece, destacado profesional y político que fuera su gran amigo y a quien tuvo el honor de acompañar en su campaña dentro de la provincia de Santa Fe. Precisamente una hija y un nieto de este prestigioso médico se encontraban presentes en este acontecimiento y para acompañar a Cipolatti en su cumpleaños.

El autor habla de paradigmas que no se pudieron cumplir de acuerdo con su visión de años vividos, situación que a esta altura lo habilita para proyectar; debido a ello deja constancias y consignas que podrían ser utilizadas en un futuro, como el sembrador que echa las mieses en el humus del surco anhelando la cosecha del mañana. Es decir, da un diseño de cómo hubiera sido “su Sunchales soñado”. En su libro no olvida mencionar al “arquitecto” de las ideas y le rinde homenaje con el dolor que embarga a toda la familia ante la reciente desaparición física de Carlos Comba, su hijo político.

Cipolatti obsequió su libro a los presentes y solicitó un aporte voluntario que será entregado a la Escuela Rural N° 626, el establecimiento donde cursó el nivel primario. La jornada transcurrió en un clima de salutaciones, reconocimientos y momentos de emoción familiar. Posteriormente el público se congregó en otro sector del Hostal para disfrutar de un ágape y continuar departiendo sobre el excelente suceso. El dueño de casa apagó velas y compartió el pastel de cumpleaños con todos sus acompañantes. Sunchales incluirá esta nueva obra en su patrimonio literario porque llegará a las bibliotecas para ser conocida por otros lectores de la ciudad.

Comentarios