El agrimensor Carlos Steigleder

105

La comunidad lo denomina fundador, pero Carlos Steigleder fue el agrimensor enviado por Carlos Christiani para medir terrenos y trazar los planos de la colonia. Luego le correspondió llevar esos planos a Santa Fe, acto que repitió porque en la primera oportunidad faltaban datos y finalmente el Gobernador José Gálvez le dio la aprobación y los firmó el 19 de octubre de 1886. La fecha ha quedado grabada como efeméride importante y así año tras año las autoridades y la ciudad en su conjunto organizan y se aprestan para celebrar cada aniversario acercando la historia para revivir los acontecimientos y ubicar a los protagonistas en su merecido pedestal. Indudablemente, Steigleder se destaca por su trabajo y su determinación de vivir en Sunchales, edificar aquí y participar en la colonia.

Carlos Christiani, médico que en realidad se llamaba Chrzescinski, quien había simplificado su apellido porque la pronunciación resultaba engorrosa, era integrante de la empresa colonizadora de Guillermo Lehmann y cuando esta se disolvió, a él le correspondieron las 20 leguas que había medido Cayetano Levi, a quien el gobernador Oroño le había encargado “medir y amojonar”. No hay constancia cierta, pero se decía que Christiani era pariente de Steigleder, a quien le dio responsabilidades muy específicas.

Steigleder nació en Herne, lugar importante por su minería en la antigua Prusia, el 23 de mayo de 1847. Sabina Wolgh y Cristóbal Steigleder fueron sus padres. Comenzó a construir su casa junto a la franja que había dejado en los planos, destinada al ferrocarril que llegó en 1887. Trajo materiales europeos y en 1884, 1885 desarrolló un trabajo intenso. Algunas familias habían quedado en este lugar y Steigleder se ocupó de traer más inmigrantes que se afincaron y comenzaron a edificar. Su vivienda estuvo finalizada en 1885. Socializó y cosechó amigos, fue una figura respetada y ese respeto se lo ganó por sus acciones y pensamientos progresistas. Su hermano Cristian trabajaba en la Aduana en Buenos Aires.

Carlos Steigleder.

Remigio Carnevalle, Miguel Sola y Lorenzo Cecchini, fueron las primeras autoridades de la Comisión de Fomento desde el 30 de marzo de 1889. A Steigleder también le cupo esa distinción. La preocupación se centraba en “conseguir recursos”. En 1887 se llevó a cabo un censo poblacional en todo el país. Steigleder fue censado en Esperanza como visitante, junto a Mariana Steigleder, de 14 años. Había comentado que tenía parientes con su apellido en Helvecia y esta niña provenía de allí. “Estaré en la casa donde vivía mi amigo Guillermo Lehmann”, había afirmado y efectivamente, fue censado en Esperanza.

Saralegui y Rodríguez, uno venido de Bilbao y el otro de Pontevedra, se aliaron para un propósito. Se sumaron Francisco Vagliente, italiano de pura cepa y Carlos Steigleder, prusiano, para concretar el traslado del cañón del Fuerte hasta la plaza de Sunchales. Cuatro hombres con la ayuda de los bueyes pudieron concretar su idea allá por 1887. Le colgaron cuatro faroles y cuando lo probaron con pólvora, a la construcción que se levantaba en la esquina se le rajaron los vidrios.

En 1891 Steigleder ocupaba su cargo en la Comisión de Fomento y lo sorprendió la muerte, con solo 45 años de edad. Se decía que su administración tenía un carácter progresista, no cobraba impuestos y se empeñó por mantener las ruinas del viejo pueblo, con espíritu conservador y sentido de valoración por la trayectoria de este sitio de la llanura.

Bronconeumonía fue el diagnóstico y su fallecimiento prematuro cambió el futuro que Don Carlos tenía diseñado para Sunchales, en cuanto a la preservación de los testimonios históricos. Su hermano se hizo cargo de los bienes pero tuvo decisiones muy disímiles, por lo cual vendió gran parte de sus posesiones. ¡Adiós a la historia! Por ser protestante, para su sepultura vino un pastor de la Iglesia Evangélica de Esperanza. En 1898 le fue cedida una fracción de terreno en el cementerio comunal para la construcción de un panteón, a pedido de su hermano Cristian. Es un lugar que jamás tiene flores. Pero Rosa Krilich de Longoni realizó el busto que perpetúa su imagen en la plaza Libertad y el Centro de Maestros Jubilados ha asumido la responsabilidad de depositar una ofrenda floral y rendirle homenaje en la fecha de su muerte, cada 11 de noviembre, en colaboración con la Municipalidad de Sunchales.

Comentarios