Se cumplen 135 años del primer Juzgado de Paz local

38

La incipiente población de Sunchales carecía en principio de algunos de los servicios básicos para una sociedad. Uno era la ausencia de un Juzgado de Paz por lo que en esos primeros días tras la oficialización comunal, todo en la materia se derivaba a la región, hasta que se designó a Ramón Casabella.

De esta manera, se relata en el Libro del Cincuentenario:
Antes de ser reconocida por el Poder Ejecutivo, la Colonia Sunchales no tenía autoridades propias. Según se nos cuenta, los que necesitaban realizar algún trámite policial o en el Juzgado de Paz, debieron recurrir a las autoridades de Lehmann. Más tarde, se designa comisario de Policía al señor Francisco Garramuño.

Garramuño era un hombre activo, estrechamente vinculado a las autoridades superiores. Tenía el propósito de convertir a Sunchales en la Capital del Departamento, propósito que no pudo convertir porque fue alevosamente asesinado. Los antiguos vecinos lo recuerdan con cierta aversión puesto que perseguía implacablemente al elemento italiano.

Fue designado primer Juez de Paz, don Ramón Casabella, espíritu noble, funcionario caballeresco, que se granjeó bien pronto las simpatías populares. Lo reemplazó el señor Ventura Cardoso, otro vecino ecuánime, siempre dispuesto a servir lealmente a los intereses de la población.

Decreto oficial
El texto del Decreto expresaba lo siguiente:
Artículo 1°: Créase un Juzgado de Paz en la Colonia Sunchales, nombrándose para desempeñarse a Don Ramón Casabella, con un sueldo de treinta pesos, moneda nacional, mensuales.

Artículo 2°: Comuníquese, publíquese y dése al R.O.

Firmado: Néstor Iriondo.

Comentarios