(Por: Rafaela Noticias) – La causa judicial que tiene a 7 policías acusados de torturar a dos detenidos en Sunchales en 2019, y a otro agente por encubrir el hecho, tiene pedido de juicio oral solicitado por la Fiscalía Regional de Rafaela.

En su momento la Fiscal Gabriela Lema adelantó que pedirá 25 años para los 7 oficiales imputados del delito más grave y 6 años para quien está sindicado como encubridor. Dadas estas circunstanciass, es que el pasado lunes y martes, comenzaron las audiencias preliminares en los Tribunales de la ciudad. En dichas audiencias comparecieron los policías imputados, de los cuales dos aún quedaban todavía detenidos, con sus abogados defensores.

Presidiendo esta instancia la Jueza Dra. Fortunato y asistiendo la Fiscal Dra. Lema. Se trata de audiencias técnicas donde se discutió «qué pruebas entran en el juicio y cuáles no, cuál va a ser la calificación jurídica penal que se mantendrá y algunas invalidaciones procesales.

Una cuestión importante, es que los defensores solicitaron la libertad de los dos detenidos que quedan en la causa. Todos los abogados defensores pidieron el cambio de calificación jurídica, dado que la Cámara al liberar en su momento a 6 de los 8 policías imputados señaló que se trataba de Apremios ilegales y no del delito de Tortura como sostiene la fiscal. La diferencia entre ambos ilícitos es sustancial: mientras que el primero es excarcelable con una pena de 2 a 6 años, el segundo se equipara con un homicidio y la pena va de los 8 a 25 años.

Por otro lado, respecto al juicio, aún no hay fecha para su realización, pero podría concretarse el próximo año.

La acusación de la Fiscalía
“Los acusados llevaron a cabo su accionar delictivo entre las 5 y las 6 de la mañana del viernes 18 de octubre de 2019 en el interior de la sede policial ubicada en avenida Belgrano al 300”, precisó la fiscal en su momento, en tanto «los torturados son dos hermanos que habían sido legalmente privados de su libertad”.

Lema afirmó que “las víctimas sufrieron graves tormentos físicos y psicológicos mientras estaban maniatadas con los brazos hacia atrás”, y aclaró que “uno de los hombres atacados tenía esposas y el otro, precintos ajustados más de lo necesario”.

“Los humillaron y los amenazaron con quitarles la vida. Además, a una de las víctimas le aplicaron la técnica conocida como submarino seco, mediante la cual se genera asfixia a partir de colocar una bolsa en la cabeza y también lo amenazaron con agredirlo sexualmente”, añadió la fiscal.

Lema contó que, por un golpe en la nuca, «una de las víctimas atravesó un ventanal de vidrio y sufrió lesiones muy graves en distintas partes del cuerpo, entre ellas, un corte en la vena yugular interna”.

La fiscal explicó que “minutos después, el comisario investigado llegó a la dependencia policial, se enteró de lo ocurrido y omitió comunicarlo a las autoridades competentes”.

«En su carácter de jefe, ordenó a los otros siete agentes que limpiaran el lugar, motivo por el cual se le endilgó el delito de encubrimiento agravado”, completó Lema.

Finalmente, este lunes, se conoció la resolución, en la que la Jueza dio lugar al cambio de carátula, y otorgó la libertad, para los dos efectivos que aún quedaban detenidos. Los mismos cumplirán medidas alternativas, y deberán pagar una fianza de $500.000 cada uno.