La patente de la Cosechadora Rotania cumplió 92 años

50


Fue el 18 de diciembre del año 1929 se emitían los Certificados de Patente de Invención N° 32.397 y 35.472, extendidos a nombre de Alfredo Rotania. A través de los mismos, se evidenciaba que el desarrollo tecnológico impulsado por Alfredo, junto a sus hermanos Miguel, Enrique y Fernando en su taller de maquinarias agrícolas era único y estaba llamado a revolucionar nada menos que la agricultura mundial.

La historia cuenta que el desarrollo había sido iniciado tres años antes, pasando por diferentes etapas de elaboración y creación, puesto que nadie había aún incursionado en algo similar. Todo arrancó con el famoso tubo mecánico lanza paja de las máquinas estáticas, que luego fue reemplazado por el sistema corta y trilla traccionado por caballos o tractor. Desde ese punto, don Alfredo y sus hermanos pensaron en usar el motor de la corta trilla para impulsar toda la cosechadora y de este modo lograr que tuviese tracción propia, iniciando un camino que es harto conocido.