Se cumplen 137 años del nacimiento de don Alfredo Rotania

76


Con una historia propia que lo emparenta con Italia, la cual a la vez está íntimamente relacionada con la inmigración mayoritaria en la ciudad y región, supo destacarse por su inventiva, teniendo su punto máximo en la generación de la primera cosechadora autopropulsada del mundo. Su figura, además, tuvo otros importantes aspectos para destacarla, habiendo tenido tesón y convicción como dos de sus principales valores.

La figura de Don Alfredo Rotania no debe pasar desapercibida en una fecha como esta, a 137 años de su nacimiento. El impulso que con sus invenciones le otorgó a nuestra ciudad termina siendo por demás trascendente e importante como para que así sea. Actualmente, en diferentes puntos de la geografía sunchalense podemos encontrar referencias y evocaciones a su imagen y logros.

En 1915 Alfredo materializó su entusiasmo por todo lo que fuera mecánico y fundó junto a sus hermanos un taller, desempeñándose simultáneamente como agente de venta de los automóviles Hudson y Exel.

Familiarizados con la vida de Sunchales, cuya actividad económica estaba muy ligada al campo, los hermanos Rotania compraron dos máquinas de trilla fijas para trabajar en el campo, y cuando no era tiempo de cosecha se dedicaban a reparar las máquinas en el taller mecánico que poseían, debido a que en las cercanías de Sunchales no existía este servicio.