La vida es una continuidad de momentos, muchos de ellos felices, alegres y otros donde el dolor, la enfermedad y/o la muerte nos atraviesan.

Esos momentos difíciles ponen a prueba el rasgo humano más declamado pero a veces mas complejo de cumplir, que lo constituye el sostén emocional con el otro.

Mi madre ha partido el 2 de febrero después de una corta dolencia que se inicia 7 días antes y es en ese devenir que me sentí tanto yo como mis hijas totalmente acompañada, cuidada, sostenida por distintos grupos profesionales.

El primero de los reconocimientos es para EMSUN Emergencias Médicas por el profesionalismo, la premura, el respeto al paciente tanto en las visitas a domicilio como en el traslado. Vaya un especial agradecimiento a la Dra. Victoria Sola por su compromiso sostenido.

Luego a la Kinesióloga Alejandra Riboldi quien se involucró humanamente y afectivamente con mi madre en este corto período pero dedicando tiempo a las charlas que sostenía con mucho cariño.

La llegada a Clínica “10 de Septiembre” habla por quienes te reciben y todo el personal de recepción realmente mostró un trato cuidado y respetado, siempre recibiéndome con una sonrisa y un saludo cordial.

La Dra Claudia Secchi a la cabeza del tratamiento visualizó y trató a mamá no como una enferma o como un paciente sino como una persona mayor que debería ser pensada integralmente. Respeto, cuidado, paciencia son valores que no enseña la Universidad ni figura en el CV pero que ella los ha tenido como prioridad.

El equipo de enfermería, un grupo de gente muy bien formada, comprometida y responsable que cuidó cada detalle para hacerla sentir bien tanto a ella como a mí que la acompañaba.

Un aspecto que no es menor es la calidez de la Clínica, su higiene, la atención sobre los que acompañamos, lo agradable de poder sentirse cómodos. Un orgullo para nuestra ciudad y la zona.

El tránsito hacia la muerte fue inevitable pero la forma de transitarlo fue lo que hizo la diferencia. Mi enorme agradecimiento a todos!!!

María Elena Festa.
Lula Bertoldi.
Marilina Bertoldi.