«Etín» Ponce presentó su primer libro: «Desde el Alma»

155

El sunchalense, Secretario General Nacional del gremio Atilra, presentó este fin de semana en la Feria del Libro de Buenos Aires «Desde el Alma», Relatos y Aforismos del pago chico a la aldea global. Se trata nada menos que de su primer libro, el cual cuenta con el prólogo de Felipe Pigna y tuvo en la presentación, la participación de Adrián Noriega, habiendo tenido parte de sus relatos en la voz de Alejandro Apo.

Una combinación exquisita que además de haberse presentado en el stand del Grupo Octubre de la 46° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, también tendrá su réplica en la ciudad puesto que el venidero 24 será el turno de hacer lo propio en el Centro Educativo Tecnológico de Atilra, para posteriormente, emprender una gira recorriendo las seccionales de Atilra en las cuales sus autoridades han solicitado contar con esta misma posibilidad.

La obra, según afirma Felipe Pigna en una parte de su prólogo, contiene «relatos, recuerdos de experiencias personales y profesionales, observaciones políticas y una serie de aforismos que abordan los más variados temas, pero con un foco evidente en la importancia del amor y la solidaridad en nuestras vidas». El reconocido escritor e historiador, finaliza su prólogo manifestando que el volumen es «un libro para sentir, pensar, profundizar nuestros vínculos, recordar, o sea volver a pasar por el corazón, como nos decía siempre el querido Eduardo Galeano».

«Un libro que le permite a la gente conocernos como somos»
Luego de la presentación, en una charla telefónica con el programa radial que por radio 990 conduce Adrián Noriega, Ponce comentó que «Desde el Alma» significa «compartir vivencias y sentimientos que uno muchas veces tiene guardados dentro de sí mismo. Es la vivencia literaria hermosa, el poder compartir cosas con uno que no conoce ya que de alguna manera, un texto, un cuento, una novela es echar a volar un pájaro para compartir su vuelo; eso es lo que le pasa a uno cuando escribe un libro y cuando lo publica».

«Es dejar algo para quienes quieran saber cómo es uno porque muchas veces, cuando tenemos una vida relativamente pública, la gente nos conoce de esa responsabilidad que afrontamos pero desde el campo literario nos puede conocer cómo somos realmente. El libro condensa lo que uno es uno hacia adentro, que es muchas veces lo que más cuenta sacar hacia afuera», continuó.

El pago chico y la aldea global, para él, es indudable que «se tocan… siempre que hay un ser humano de por medio está la posibilidad de conocer sus vivencias distintas, la sensibilidad de esos seres, los sufrimientos, padecimientos y alegrías, que es lo que uno deja traslucir desde el punto de vista literario. Hablar de sus vecinos, sus amigos de toda la vida, cómo uno puede vivenciar distintos aspectos que ha atravesado», haciendo referencia a padres, amigos y familiares, ya que se abordan en los cuentos estas situaciones ya que «se hace difícil a veces identificar defectos en amigos», aunque en los cuentos se pueden imaginar situaciones de personajes que van fluyendo en las líneas.