Chela de Lamberti: Héctor Ponce presentó «Desde el Alma»

595

El alma, entidad abstracta considerada parte inmaterial, junto con el cuerpo o elemento material constituye el ser humano, pero a ella se le atribuye además la capacidad de sentir y pensar. Así, configura el motor que activa a Héctor Ponce exteriorizando su intelecto y letras para transmitir textos desde una concepción genuina que aspira llegar a los lectores con la autenticidad de los hechos y los sentimientos – a través de “relatos y aforismos del pago chico a la aldea global”-, como afirma en la tapa que abriga la riqueza interior de sus páginas.

“Desde el alma” fue presentado anteriormente en una sala de la magnífica Feria Internacional del Libro en Buenos Aires; ha recopilado y merecido los prólogos del periodista Alejandro Apo y del historiador Felipe Pigna. En la noche del 24 de mayo y precisamente en el CET de Atilra -un lugar preconcebido por este reconocido dirigente sindical y su entorno-, sus escritos vieron la luz en una sala colmada de público en el “pago chico”, la ciudad que se ha constituido en escenario de su accionar multifacético.

Los aforismos ostentan contenidos reflexivos, profundos y muchos de ellos, seguramente son frutos de experiencias cotidianas. Desde la niñez hasta el presente, la vida ha actuado como un magistral instructivo proporcionándole esos visos de autoridad con que maneja también los relatos. Informal, fresco, agradable e insensato por momentos, el ambiente que observaba el público hacia adelante era de circunstancias risueñas, auténticas, reveladoras y de clima festivo. Adrián Noriega, Sonia Pessina y Lucas Gaggi facilitaron el intercambio y fue creado un diálogo evocativo, cordial, a veces insospechado, a través del cual Héctor Ponce (Etín) recordó a sus padres y hermanos, situaciones hogareñas; vertió opiniones sobre la vida que transitó y toda su conversación fue enriquecida por vivencias y conocimientos que engalanan las páginas de su libro, escrito “desde el alma”.

Con 222 páginas, impreso en la Editorial “Octubre” de Buenos Aires, con diseño e ilustraciones de otros participantes, el fruto final está ya en manos del creador para irradiar hacia el pago chico la magnitud auténtica de su contenido y trascender luego en otros territorios. Porque seguramente se vestirá con los visos de la publicidad para ocupar otras manos y ser asimilado por muchos ojos lectores en la diversidad de un público receptor.

La noche del 24 de mayo se anexó finalmente al cuerpo del día patrio. Después de una generosa cena, los asistentes pudieron gozar de la música y así, la comunión de disciplinas artísticas halló su clima de última etapa netamente cultural.