44º Aniversario del club de Abuelos

158
Familiares de Dionisio Abatidaga descubren su retrato.

La tarde primaveral de septiembre ubicó el escenario preciso para que este grupo de “jóvenes abuelos de calle 9 de Julio” evocara sus pasos para crear, organizar y llevar por la senda del crecimiento una institución nacida precisamente el 27 de septiembre de 1978. Fue el Padre Re quien encendió la llama sugiriendo la formación de un Club que los nucleara para los encuentros, el entretenimiento, la amistad y la puesta en práctica de la acción constructiva, pensando en el conjunto de abuelos de la comunidad.

El primer grupo de acción estuvo constituido por mujeres pioneras. Sin acto eleccionario, sin ámbito fijo para las reuniones, pero con entusiasmo y decisión comenzaron los encuentros y el diseño de las acciones. Su primer presidente electo fue Inocencio Cipolatti y luego le siguieron entusiastas protagonistas secundados por miembros en cargos consignados en sus libros de actas. La casa comprada en un remate por uno de los integrantes para entregarla a la comisión con el compromiso de abonársela en cuatro años, con interés bancario, les posibilitó concretar el sueño del local propio. Pronto ese espacio comenzó a quedarles estrecho, aunque en verano ocupaban la pista para los encuentros bailables.

Los sueños jamás quedaron aletargados y la ilusión se instaló con el proyecto de levantar el salón. Ladrillos, baldosas, cemento, columnas, techo, además del apoyo económico a través de la Municipalidad y un Senador Provincial, todo posibilitó ese espacioso local donde la música resuena con alegría, las cenas se multiplican y el compromiso con la ciudad abre las puertas para el folclore y otras danzas, encuentros religiosos, tardes de té y tómbola, ensayos de teatro, etc., cumpliendo así con un rol social y cultural que los distingue. Los acercamientos con otros clubes de la región han creado lazos de amistad e intercambios valederos.

Al cumplir 44 años de vida celebraron el acontecimiento con un acto donde Delfina Grosso fue la conductora, para descubrir los retratos en la Galería de Presidentes por los involucrados o sus familiares; despliegue de fotografías y palabras del presidente Leónidas Benavídez, quien además ejecutó y entonó la canción “Derramando amor”, cuya música es de su autoría y la letra pertenece a Juan Boscacci. “Hermanados en el hacer”, título del poema leído por su autora, está incluido en la revista histórica elaborada, de la cual se entregaron 30 ejemplares, con el compromiso de seguir editándola para conocimiento de toda la comunidad.

Una línea cronológica recopila las acciones más importantes de toda la trayectoria. Dejan allí constancia de los 600 socios de otra época y los 150 actuales, situación que los lleva a buscar el crecimiento de su núcleo societario, ya que el monto a pagar es mínimo y será valiosa la incorporación de nuevos sunchalenses.

El Padre Antonio Izquierdo realizó la bendición de las instalaciones y sus palabras definieron las acciones de los hombres bajo el designio de la actividad comunitaria que aprueba el Señor. Los reunidos para esta emotiva conmemoración continuaron congregados para conversar, recrearse y recordar felices momentos de la historia institucional, mientras disfrutaban de las delicias gastronómicas elaboradas por las socias.