Con una jornada marcada por una notable merma en la actividad cotidiana, la ciudad evoca en el día de hoy la figura de San Carlos Borromeo, su Santo Patrono. Numerosas empresas de servicios, entidades y también los establecimientos educativos en sus diferentes modalidades y niveles suspendieron las actividades y se plegaron, al igual que la administración pública.

En el transcurso de la tarde así como también en el transcurso del fin de semana venidero se realizarán diferentes actividades pensadas para destacar la figura de San Carlos, centradas en la parroquia que lleva su nombre.

Una historia particular
Por otra parte, cabe recordar que no siempre fue éste nuestro Santo Patrono, puesto que hasta 1902 la Santa Patrona era Nuestra Señora del Perpetuo Socorro -actual Patrona del Barrio Centro. Sin embargo, en ese año llegó a nuestra ciudad el padre Santiago Annovazzi, quien provenía de la congregación de San Carlos Borromeo. Se cree que a partir de su arribo se cambió el Patrono ya que el primer sello oficial de la Parroquia es del 18 de septiembre de 1902 con el nombre del Santo.

Por otra parte, en sus escritos, nos relata Basilio Donato que «Don Carlos Steigleder ha hecho reservar en el plano de la traza del pueblo una manzana para construir en ella las oficinas públicas, conforme con las disposiciones del Departamento Topográfico provincial, pero no previó espacio para la iglesia, dado que él es Protestante y pensó que los Católicos resolverían por si solos su credo».

Cuando Don Cayetano Montemurri le pidió a Steigleder un cuarto de manzana para edificar la iglesia, el administrador del pueblo le ofreció el lugar donde se encuentra actualmente el Banco de la Nación Argentina. No conforme con el espacio asignado, Montemurri ocupó la cuadra que había sido destinada a oficinas públicas».